La Comisión Europea ha adoptado hoy la Estrategia de sostenibilidad de la UE para las sustancias químicas. La Estrategia es el primer paso hacia la consecución del objetivo de contaminación cero en un entorno sin sustancias tóxicas, anunciado en el Pacto Verde Europeo. Impulsará la innovación para el desarrollo de sustancias químicas seguras y sostenibles, y reforzará la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas peligrosas, lo que implica prohibir el uso de las más nocivas en productos de consumo como juguetes, artículos de puericultura, cosméticos, detergentes, materiales en contacto con alimentos y productos textiles, salvo que se demuestre que son esenciales para la sociedad, y asegurar que todas las sustancias químicas se utilizan de manera más segura y sostenible.

La Estrategia para las sustancias químicas admite plenamente el papel esencial que desempeñan las sustancias químicas para el bienestar humano y para la transición verde y digital de la economía y la sociedad europeas. Al mismo tiempo, reconoce la urgente necesidad de abordar los problemas sanitarios y ambientales provocados por las sustancias químicas más nocivas. Con este espíritu, la Estrategia expone una serie de medidas concretas para lograr que las sustancias químicas sean seguras y sostenibles desde el diseño y para garantizar que produzcan todos sus beneficios sin causar daños al planeta ni a las generaciones actuales y futuras. Se trata de evitar que las sustancias químicas más nocivas para la salud humana y el medio ambiente se empleen en usos no esenciales para la sociedad, particularmente en productos de consumo y con respecto a los grupos más vulnerables, pero también de garantizar que todas las sustancias químicas se utilicen de manera más segura y sostenible. Se contemplan varias iniciativas de innovación e inversión para acompañar a la industria química en esta transición. Por otro lado, la Estrategia recaba la atención de los Estados miembros sobre las posibilidades que brinda el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para invertir en la transición verde y digital de las industrias de la UE, incluido el sector químico.  | RAPID/20/1839, 14.10.2020

Sentencia del Tribunal General de la Unión Europea. Asunto T-283/15 (Esso Raffinage/Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA)) de 8 de mayo de 2018
REACH — Evaluación de los expedientes — Control de la conformidad de los registros — Control de la información aportada y seguimiento de la evaluación de los expedientes — Declaración de incumplimiento — Competencia del Tribunal General — Recurso de anulación — Acto impugnable — Afectación directa e individual — Admisibilidad — Base jurídica — Artículos 41, 42 y 126 del Reglamento (CE) n.º 1907/2006
En el asunto T‑283/15, Esso Raffinage,con domicilio social en Courbevoie (Francia), representada por el Sr. M. Navin-Jones, Solicitor, parte demandante, contra Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), representada por los Sres. C. Jacquet, C. Schultheiss, W. Broere y la Sra. M. Heikkilä, en calidad de agentes, parte demandada, apoyada por: República Federal de Alemania, representada por el Sr. T. Henze, en calidad de agente, República Francesa, representada por los Sres. D. Colas y J. Traband, en calidad de agentes, Reino de los Países Bajos, representado por las Sras. M. de Ree, M. Bulterman y M. Noort, en calidad de agentes, partes coadyuvantes (Curia.europa.eu, 8.5.2018)

Durante los últimos 10 años, el principal acto legislativo de la Unión sobre sustancias y mezclas químicas (el «REACH») ha mejorado de manera notable la protección de la salud humana y el medio ambiente y ha promovido alternativas a los ensayos con animales. Partiendo de esta base, la Comisión propone hoy medidas para seguir facilitando su implementación.

Las sustancias químicas están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida, no solo en el trabajo, sino también en artículos de consumo como la ropa, los juguetes, los muebles o los aparatos eléctricos. Son esenciales para nuestro día a día, pero algunas pueden conllevar riesgos para la salud humana y el medio ambiente. La revisión del REACH publicada hoy pone de manifiesto que, gracias a este Reglamento, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y mezclas químicas (REACH), las empresas y autoridades de la Unión están garantizando el uso seguro de tales sustancias y mezclas, y la eliminación gradual de las que son peligrosas. (RAPID, IP/18/1362, 5.3.2018)

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asuntos C-673/13 P (Comisión/Stichting Greenpeace Nederland y PAN Europe( y C-442/14 (Bayer CropScience y Stichting De Bijenstichting/College voor de toelating van gewasbeschermingsmiddelen en biociden) de 23 de noviembre de 2016
Recurso de casación — Acceso a los documentos de las instituciones — Reglamento (CE) n.º 1049/2001 — Medio ambiente — Convenio de Aarhus — Reglamento (CE) n.º 1367/2006 — Artículo 6, apartado 1 — Posible perjuicio para los intereses comerciales de una persona física o jurídica — Concepto de “información referente a emisiones al medio ambiente” — Documentos relativos al procedimiento de autorización de una sustancia activa contenida en productos fitosanitarios — Sustancia activa glifosato
En el asunto C‑673/13 P, que tiene por objeto un recurso de casación interpuesto, con arreglo al artículo 56 del Estatuto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el 17 de diciembre de 2013, Comisión Europea, representada por los Sres. B. Smulders, P. Ondrůšek y P. Oliver y por la Sra. L. Pignataro-Nolin, en calidad de agentes, que designa domicilio en Luxemburgo, parte recurrente, apoyada por: American Chemistry Council Inc. (ACC), CropLife America Inc., National Association of Manufacturers of the United States of America (NAM), con domicilio social en Washington (Estados Unidos), representadas por Me M. Abenhaïm, avocat, la Sra. K. Nordlander, advokat, y el Sr. P. Harrison, Solicitor, CropLife International AISBL (CLI), con domicilio social en Bruselas (Bélgica), representada por el Sr. D. Abrahams, Barrister, Mes. R. Cana y E. Mullier, avocats, y la Sra. A. Patsa, dikigoros, European Chemical Industry Council (Cefic), European Crop Protection Association (ECPA), con domicilio social en Bruselas, representados por Mes I. Antypas y D. Waelbroeck, avocats, y por el Sr. D. Slater, Solicitor, European Crop Care Association (ECCA), con domicilio social en Bruselas, representada por el Sr. S. Pappas, dikigoros, República Federal de Alemania, representada por los Sres. T. Henze y A. Lippstreu, en calidad de agentes, partes coadyuvantes en casación, y en el que las otras partes en el procedimiento son: Stichting Greenpeace Nederland, con domicilio social en Ámsterdam (Países Bajos), Pesticide Action Network Europe (PAN Europe), con domicilio social en Bruselas, representados por los Sres. B. Kloostra y A. van den Biesen, advocaten, partes demandantes en primera instancia, apoyados por: Reino de Suecia, representado por los Sres. E. Karlsson y L. Swedenborg y por las Sras. A. Falk, U. Persson, C. Meyer-Seitz y N. Otte Widgren, en calidad de agentes, parte coadyuvante en casación  (Curia.europa.eu, 23.11.2016)

La Comisión propone al Consejo y al Parlamento Europeo que adopten un enfoque sólido y basado en datos científicos para la identificación de los alteradores endocrinos y respalden la definición de la OMS.

Los alteradores endocrinos son sustancias, tanto naturales como químicas, que pueden alterar las funciones del sistema hormonal y, en consecuencia, causar efectos adversos en las personas o los animales. Hoy, la Comisión Europea presenta dos proyectos de actos legislativos con criterios científicos que permitirán una identificación más precisa de las sustancias químicas que son alteradores endocrinos, en los ámbitos de los productos fitosanitarios y los biocidas. (RAPID, IP/16/2152, 15.6.2016)

El cáncer es la primera causa de mortalidad laboral en la UE, con un 53 % del total, por lo que es el mayor riesgo individual para la salud de los trabajadores en la Unión Europea. Para mejorar la protección de los trabajadores contra los carcinógenos químicos, la Comisión propone hoy modificar la Directiva 2004/37/CE sobre carcinógenos y mutágenos, limitando la exposición a trece carcinógenos en el lugar de trabajo. (RAPID, IP/16/1656, 13.5.2016)

Página 1 de 3

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación