Noticias. CDE Universitat de València

La Comisión presenta hoy los primeros resultados de una iniciativa puesta en marcha hace un año para apoyar a diez regiones (Cantabria entre ellas) y dos Estados miembros de la UE en proceso de transición industrial. Estas regiones y Estados miembros de la UE solicitaron apoyo y asesoramiento para lograr una transición industrial y diseñar estrategias de desarrollo basadas en sus ventajas competitivas, lo que se conoce como «especialización inteligente».

Durante el pasado año, expertos de la Comisión colaboraron con las autoridades nacionales y regionales para determinar los factores que frenan el crecimiento y la creación de empleo. Los primeros resultados de esta iniciativa se concretizan en la puesta en marcha de doce acciones piloto, una por región o Estado miembro, destinadas a superar los obstáculos específicos que se oponen a la transición industrial. Cada una de las acciones presentadas hoy se beneficiará de una subvención de la UE de 300.000 euros. (RAPID, IP/19/2419, 8.5.2019)

La Comisión renueva hoy la iniciativa «escalera de excelencia» para seguir facilitando ayuda y conocimientos técnicos individualizados a las regiones que se han quedado atrás en lo que se refiere a la innovación. Esta iniciativa ayudará a las regiones a desarrollar, actualizar y perfeccionar sus estrategias de especialización inteligente —es decir, sus estrategias regionales de innovación basadas en ámbitos especializados de solidez competitiva— antes incluso del inicio del período presupuestario 2021-2027. También les ayudará a identificar qué recursos de la Unión son adecuados para financiar proyectos innovadores y a formar equipo con otras regiones que tengan puntos fuertes similares para crear agrupaciones de innovación. Tras las propuestas de la Comisión sobre la futura política de cohesión y el nuevo programa «Horizonte Europa», y en consonancia con la agenda renovada de la Comisión para la investigación y la innovación, la «escalera de excelencia» es para la Comisión una forma más de ayudar a las regiones europeas a prepararse para el futuro con estrategias de innovación sólidas que cuentan con el apoyo de los fondos de la Unión en el próximo presupuesto de la Unión a largo plazo (2021-2027). (RAPID, IP/18/4184, 19.6.2018)

Para el próximo presupuesto de la UE a largo plazo (2021-2027), la Comisión propone modernizar la política de cohesión, que es la principal política de inversión de la UE y una de sus manifestaciones de solidaridad más concretas. La economía de la UE se está recuperando, pero se necesitan nuevos esfuerzos de inversión para subsanar las diferencias que persisten, tanto nacionales como entre los Estados miembros. Con un presupuesto de 373 000 millones de euros en compromisos para 2021-2027, la futura política de cohesión tiene el potencial de inversión para contribuir a compensar estas disparidades. Los recursos se seguirán destinando a las regiones que más necesitan alcanzar al resto de la UE. Al mismo tiempo, la política de cohesión continuará siendo un enlace sólido y directo entre la UE y sus regiones y ciudades. (RAPID/18/3885, 29.5.2018)

Miércoles, 23 Mayo 2018 09:53

La política de cohesión después de 2020

La Comisión ha seleccionado a cinco autoridades nacionales y regionales de Bulgaria, Grecia, España, Croacia y Polonia para participar en una nueva iniciativa piloto sobre la buena gobernanza y el desarrollo de capacidades administrativas. La iniciativa se refiere a los cinco programas de la política de cohesión siguientes: el programa «Infraestructuras de transporte, medio ambiente y desarrollo sostenible», en Grecia, el programa regional de Lublin, en Polonia, el programa regional de Extremadura, en España, el programa «Competitividad y cohesión», en Croacia, y el programa «Regiones en crecimiento», en Bulgaria. Con el fin de mejorar la gestión de los programas financiados por la UE en el período posterior a 2020, expertos de la Comisión y de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ofrecerán apoyo específico. Estos expertos se centrarán en el establecimiento de estructuras organizativas adecuadas y el desarrollo de las capacidades necesarias del personal. También ayudarán a las autoridades a mejorar la coordinación con los otros agentes participantes en el despliegue de los programas de la política de cohesión, tales como las empresas y los interlocutores sociales, las agencias de desarrollo y las organizaciones de la sociedad civil. (RAPID, IP/18/3833, 24.5.2018)

Página 1 de 15

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación