La Comisión Europea se congratula de la adopción de la Directiva revisada sobre el agua potable por el Parlamento Europeo en el pleno de ayer por la tarde. La nueva Directiva garantizará un acceso más seguro al agua para todos los europeos. También garantizará las normas más estrictas del mundo en materia de agua potable, en consonancia con el objetivo de aspirar a una contaminación cero para un entorno sin sustancias tóxicas anunciado en el Pacto Verde Europeo. El acuerdo se basa en la propuesta presentada por la Comisión en febrero de 2018, como consecuencia directa de la iniciativa ciudadana europea Right2Water, la primera en prosperar de la historia.

El texto aprobado incorpora las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia de normas de seguridad del agua potable, e incluso las supera. Incluye disposiciones para controlar no solo el agua corriente, sino también las fuentes de agua potable y los sistemas de distribución, a fin de minimizar el riesgo de efectos nocivos de la contaminación en la salud humana y en nuestros recursos hídricos. La Directiva revisada contempla también los nuevos contaminantes, tales como los microplásticos, los alteradores endocrinos y nuevos tipos de sustancias químicas.

La Directiva introduce la obligación de que los Estados miembros mejoren o mantengan el acceso universal al agua potable para todos, con especial atención a los grupos vulnerables y marginados. También prevé un mejor acceso de los ciudadanos a la información sobre los distribuidores de agua, por ejemplo, en cuanto a la calidad y al suministro de agua potable en su zona de residencia. La Directiva mejorará la confianza de los consumidores en el agua corriente potable, reduciendo los residuos derivados del uso de agua en botellas de plástico. Además, la nueva norma contempla la inclusión de requisitos detallados de higiene aplicables a los materiales en contacto con el agua potable y confía a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) el cometido esencial de velar por que solo puedan utilizarse sustancias seguras en los productos que, como las tuberías y los grifos, están en contacto con el agua. | RAPID, IP/20/2417, 16.12.2020

Según el último informe anual europeo sobre la calidad de las aguas de baño, más del 85 % de las zonas de baño de Europa supervisadas el año pasado cumplían las normas de calidad más elevadas y estrictas (calidad «excelente») de la Unión Europea por la limpieza del agua. Los resultados publicados hoy ofrecen una buena indicación de dónde es probable que se encuentren las aguas de baño de calidad más alta este verano.

Un número abrumador — el 95,4 % — de las 21 831 zonas de baño supervisadas en los 28 Estados miembros de la UE cumplían los requisitos mínimos de calidad fijados por las normas de la UE, según el informe de este año de la Comisión Europea y la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Además, en el informe se incluyeron 300 zonas de baño supervisadas en Albania y Suiza.

El nivel de las zonas de baño que cumplen las normas de calidad «excelente» más estrictas ha aumentado ligeramente, pasando del 85,0 % en 2017 al 85,1 % el año pasado. El número de las que cumplen los requisitos de calidad «suficiente» ha pasado del 96 % en 2017 al 95,4 % en 2018. Este pequeño descenso se debe principalmente a la apertura de nuevas zonas de baño para las que todavía no se dispone del conjunto de datos de cuatro temporadas de baño necesario para la clasificación establecida en la Directiva. En 2018, 301 (o el 1,3 %) de todas las zonas de baño de la UE, Albania y Suiza fueron incluidas en la categoría «calidad insuficiente de las aguas». Este porcentaje es ligeramente inferior al del 1,4 % correspondiente a 2017. (RAPID, IP/19/2271, 6.6.2019)

Más del 85% de las zonas de baño supervisadas en Europa en 2016 cumplían las normas más estrictas, con una calidad calificada de «excelente», lo que significa que se encontraban prácticamente libres de contaminantes nocivos para la salud humana y el medio ambiente, según el informe anual sobre la calidad de las aguas de baño que se ha publicado hoy. Más del 96 % de las zonas de baño respetó los requisitos mínimos de calidad que establece la normativa de la Unión Europea.

El informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y la Comisión Europea confirma la evolución positiva que se viene registrando desde hace cuarenta años, con aguas cada vez más limpias en las playas y lugares de baño de toda Europa. La evaluación ha compilado los análisis de muestras de aguas de baño tomadas en más de 21 000 zonas de baño costeras e interiores, por lo que ofrece una buena indicación de dónde van a encontrarse los mejores sitios con aguas de la mayor calidad el próximo verano. Las muestras de agua se analizan para comprobar la presencia de contaminación fecal ocasionada por aguas residuales o por el ganado. (RAPID IP/17/1438, 23.5.2017) 

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación