Sentencia del Tribunal General de la Unión Europea. Asunto T-370/11 (Polonia / Comisión) de 7 de marzo de 2013
Medio ambiente – Directiva 2003/87/CE – Régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero – Normas transitorias para la armonización de la asignación gratuita de derechos de emisión a partir del 2013 – Parámetros de referencia que han de aplicarse para el cálculo de la asignación de derechos de emisión – Igualdad de trato – Proporcionalidad
En el asunto T‑370/11, República de Polonia, representada por los Sres. M. Szpunar, B. Majczyna, C. Herma y M. Nowacki, en calidad de agentes, parte demandante, contra Comisión Europea, representada por el Sr. E. White, la Sra. K. Herrmann y el Sr. K. Mifsud‑Bonnici, en calidad de agentes, parte demandada (Curia.europa.eu, 7.3.2013)

La Comisión Europea ha adoptado hoy dos importantes medidas para hacer frente al creciente desequilibro que se está produciendo en el régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) de la UE entre la oferta y la demanda de dichos derechos. La primera medida inmediata para frenar la rápida acumulación de derechos de emisión consiste en una propuesta oficial de la Comisión para revisar el calendario y aplazar la subasta de 900 millones de derechos de emisión en la tercera fase del RCDE, la cual se pondrá en marcha el próximo año. La Comisión ha aprobado hoy también un informe sobre el estado del mercado europeo del carbono que propone una serie de posibles medidas estructurales para afrontar el problema del superávit.
Este superávit de derechos de emisiones se ha generado principalmente porque con la crisis económica se han reducido antes de lo previsto las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria, lo cual se ha traducido en la reducción de la demanda de derechos por parte de las empresas. Se estima que el superávit continuará durante la tercera fase del régimen, la cual abarca de 2013 a 2020. (RAPID IP/12/1208, 14.11.2012)

La Comisión Europea ha dado hoy un paso importante hacia los objetivos climáticos a largo plazo mediante la presentación de una propuesta para reducir considerablemente las emisiones de gases fluorados. Estas emisiones, que tienen un efecto de calentamiento hasta 23 000 veces más potente que el dióxido de carbono, han aumentado un 60 % desde 1990, mientras que los demás gases de efecto invernadero se han reducido. El Reglamento propuesto tiene como objetivo reducir los niveles actuales de las emisiones de gases fluorados en dos tercios de aquí a 2030. También prohíbe el uso de gases fluorados en algunos equipos nuevos, como los frigoríficos domésticos, para los que ya existen alternativas más respetuosas con el clima.
Los gases fluorados se utilizan frecuentemente en la refrigeración y el aire acondicionado, así como en equipos eléctricos, aerosoles de gas, espumas de aislamiento y extintores de incendios. Se emiten a la atmósfera a partir de las instalaciones de producción, los aparatos en que se utilicen y al tirar estos aparatos a la basura. (RAPID, IP/12/1180, 7.11.2012)

Página 14 de 26

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación