La Comisión Europea ha concedido hoy mil millones EUR de financiación a 19 proyectos destinados a luchar contra el cambio climático en el marco de la segunda convocatoria de propuestas del programa de financiación NER 300. La financiación de los proyectos procede de los ingresos resultantes de la venta de derechos de emisión en el marco del Régimen de Comercio de los Derechos de Emisión de la UE. De esta forma, quien contamina se convierte en el elemento impulsor del desarrollo de nuevas iniciativas hipocarbónicas.
La financiación se utilizará para la demostración de tecnologías que contribuirán posteriormente a promover la producción a partir de fuentes de energía renovables en toda la UE, así como otras tecnologías de captura y almacenamiento de las emisiones de carbono. Los proyectos seleccionados para la cofinanciación abarcan toda una serie de tecnologías: bioenergía, energía solar concentrada, energía geotérmica, energía fotovoltaica, energía eólica, energía oceánica, redes inteligentes y, por vez primera, la captura y el almacenamiento de carbono. (RAPID, IP/14/780, 8.7.2014)

Una reducción del 40 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con respecto a los niveles de 1990, un objetivo vinculante a escala de la UE de al menos un 27 % de energías renovables, unas ambiciones renovadas en materia de políticas de eficiencia energética, un nuevo sistema de gobernanza y una serie de nuevos indicadores para garantizar un sistema energético competitivo y seguro: estos son los pilares del nuevo marco de la UE en materia de clima y energía para 2030 presentado hoy por la Comisión Europea.
Fundamentado en un análisis detallado de los precios y costes de la energía, el marco de 2030 garantizará una seguridad normativa a los inversores, así como un planteamiento coordinado entre los Estados miembros, lo que propiciará el desarrollo de nuevas tecnologías. El objetivo de este marco es impulsar un avance continuo hacia una economía baja en carbono y un sistema energético competitivo y seguro que garantice una energía asequible para todos los consumidores, incremente el nivel de seguridad del suministro energético de la UE, reduzca nuestra actual dependencia de las importaciones de energía y cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo, todo ello teniendo en cuenta el posible impacto de los precios a más largo plazo. (RAPID, IP/14/54, 22.1.2014)

Reglamento 525/2013 de 21 de mayo de 2013, relativo a un mecanismo para el seguimiento y la notificación de las emisiones de gases de efecto invernadero y para la notificación, a nivel nacional o de la Unión, de otra información relevante para el cambio climático, y por el que se deroga la Decisión 280/2004/CE (DOUE L 165/13, 18.6.2013)

Página 12 de 26

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación