En algún momento de los dos últimos años, después de perder las elecciones en Luxemburgo, Jean-Claude Juncker (Redange, 1954) flirteó con la idea de dejar la política y escribir sus memorias. Luego pensó que de lo que no se puede hablar, hay que callar: “Había que contar interioridades inconfesables”. Juncker aparcó el proyecto para volver a su hábitat natural: ganó las elecciones europeas y, pese a las reticencias de Berlín, capitanea la Comisión Europea que él mismo denomina “de la última oportunidad” por la necesidad de sacar definitivamente la cabeza de esa combinación de crisis múltiples aderezada con un formidable eurodesencanto. Sigue callando algunas cosas tras varias décadas en primera línea europea, aunque fuera de micrófono enlaza jugosas anécdotas perfectamente impublicables. Y en esta entrevista con EL PAÍS ofrece una visión moderadamente optimista de Europa, aunque se permite dudar: piropea a España por las reformas, pero avisa de que lo honesto es decir que la crisis seguirá ahí hasta que baje el paro; concede que Alexis Tsipras ha asumido responsabilidades, pero afirma que aún tiene que explicarle a los griegos que va a incumplir ciertas promesas. Partidos como Syriza o Podemos, dice, tienen un diagnóstico certero de la situación, y sin embargo sus propuestas llevarían “al total bloqueo” del proyecto europeo. (El País, 3.3.2015)

La Comisión de Juncker cumple 100 días marcados por la tensión política

Escándalos económicos, tensión política y yihadismo, los desafíos del Gobierno de la UE

La Comisión Europea, el brazo Ejecutivo de la Unión Europea (UE), ha cumplido sus cien primeros días. El Gobierno del luxemburguésJean-Claude Juncker (PPE) —elegido por el Parlamento Europeo por 422 votos a favor el pasado julio— ha estado marcado por escándalos económicos y tensiones geopolíticas, pero también ha destacado por un ambicioso plan de inversión como arma para salir de la crisis. El euro, la troika y Grecia aún generan incertidumbre en su Ejecutivo y aún quedan retos por delante hasta el fin de su mandato en 2019. “Con apenas cuatro meses a uno no se le puede valorar. Yo quiero que se me valore dentro de cinco años, cuando puedan verse los resultados”, declaró la semana pasada el luxemburgués. A continuación, los hitos de los 100 primeros días del Gobierno de la UE y los retos a los que se enfrenta. (El País, 8.2.2015)

La Comisión Europea ha anunciado hoy un Plan de Inversiones de 315 000 millones EUR para que Europa vuelva a crecer y más personas encuentren un empleo.

El Plan se articula en torno a tres grandes capítulos (véase la Ficha 1):

•la creación de un nuevo Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), garantizado con dinero público y destinado a movilizar al menos 315 000 millones EUR de inversiones adicionales a lo largo de los próximos tres años (2015-2017);
• la creación de una reserva de proyectos creíble, junto con un programa de ayuda para canalizar las inversiones hacia donde más se necesitan;
• una agenda económica ambiciosa con el fin de que Europa resulte más atractiva para la inversión y de eliminar los obstáculos normativos.

Según las estimaciones de la Comisión Europea, el conjunto de estas medidas podrían inyectar entre 330 000 y 410 000 millones EUR al PIB de la UE a lo largo de los próximos tres años y crear hasta 1,3 millones de nuevos puestos de trabajo (véase el anexo 3). (RAPID, IP/14/2128, 26.11.2014)

Today, the European Parliament gave its strong support to the new European Commission with 423 votes in favour, 209 against and 67 abstentions. The Juncker Commission can thus start its term of office on 1 November 2014. President-elect Jean-Claude Juncker said: "After a long democratic journey, today my team crossed the finishing line. I feel honoured that my Commission has received the democratic backing of the European Parliament. Now it is time to roll up our sleeves and get down to work: to kick-start economic recovery, create more and better jobs, address the plight of Europe's youth for a better future, protect the most vulnerable in our society and cope with the rapidly deteriorating geopolitical situation. Together, we will succeed." (RAPID, IP/14/1188, 22.10.2014)

El bloque del Este sale claramente ganador del reparto de departamentos. Juncker coloca a tres comisarias entre los puestos de mayor rango.

Una nueva estructura para una vieja e interminable crisis. El presidente de la Comisión Europea, el socialcristiano luxemburgués Jean-Claude Juncker, dio el miércoles una sacudida al brazo Ejecutivo de la Unión con un nuevo equipo en el que destacan siete vicepresidentes procedentes de países medianos o pequeños, pero que —al menos en teoría— llevarán galones suficientes como para tutelar las grandes líneas políticas de la principal institución europea. Pero esta era y es una crisis bancaria; era y es una crisis económica. Y al frente de esas dos áreas estarán dos de los tres grandes países del continente. Ahí Juncker colocó a Reino Unido (y su inevitable City) para velar por la estabilidad financiera, a través del conservador lord Jonathan Hill. Y sobre todo al socialista francés Pierre Moscovici al frente de los asuntos económicos, para poner letra a la nueva música de estímulos y flexibilidad que tiene que combinar con el viejo y gastado estribillo de reformas y austeridad. (El País, 10.9.2014)

El Presidente electo, Jean-Claude Juncker, ha dado a conocer su equipo y la nueva estructura de la próxima Comisión Europea. Tras haber atravesado uno de los períodos más duros de su historia, uno de los retos más importantes a los que se enfrenta la Unión Europea será convencer a los ciudadanos de que las cosas van a cambiar. Para que el cambio sea una realidad, la Comisión necesita estar abierta a las reformas. La nueva Comisión Europea se racionalizará para centrarse en responder a los importantes retos políticos que tiene ante sí: conseguir que las personas vuelvan a encontrar un trabajo decente, incentivar la inversión, hacer que unos bancos seguros vuelvan a conceder préstamos a la economía real, crear un mercado digital conectado, contar con una política exterior verosímil y asegurarse de que Europa se valga por sí misma en lo que atañe a la seguridad energética. La nueva forma en que la Comisión se constituirá refleja estas Directrices políticas, sobre cuya base el Parlamento eligió presidente a Jean-Claude Juncker. (RAPID, IP/14/984, 10.9.2014)

El candidato conservador logra 422 votos a favor, 46 más de los necesarios | El Parlamento Europeo logra convertir las elecciones del 25-M en un voto indirecto sobre la presidencia del ejecutivo comunitario.
El Parlamento Europeo ha cerrado filas con Jean Claude Juncker y ha elegido al político luxemburgués 12º presidente de la Comisión Europea con 422 votos a favor, 250 en contra y 57 votos en blanco o nulos. Las negociaciones contrarreloj que el candidato conservador ha mantenido hasta esta misma mañana le han servido para obtener finalmente 46 ‘síes’ más de los que necesitaba, aunque más que papeletas a favor de una persona han sido un voto dirigido a consolidar una victoria institucional sin precedentes de la Eurocámara sobre los gobiernos. (La Vanguardia, 15.7.2014)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación