Tribunal de Cuentas. Informe Especial 13/2020 Biodiversidad agrícola: La contribución de la PAC no ha frenado el declive (DOUE C 193/09, 9.6.2020)

En Europa, el número y la variedad de especies animales en las tierras agrícolas (biodiversidad agrícola) registra un marcado declive, pese al compromiso de la UE de detener la pérdida de biodiversidad para 2020. Para ello, la Comisión previó asignar 66 000 millones de euros de la política agrícola común entre 2014 y 2020. Durante la auditoría, evaluamos si la política agrícola de la UE ha contribuido a mantener y a reforzar la biodiversidad agrícola, y constatamos que la formulación de los objetivos relativos a la agricultura de la Estrategia de la UE sobre la biodiversidad dificulta la medición de los progresos, que la forma en que la Comisión hace un seguimiento del gasto en biodiversidad en el presupuesto de la UE no es fiable, que el impacto de los pagos directos de la PAC es limitado o desconocido, y que la Comisión y los Estados miembros han favorecido las medidas de desarrollo rural de menor impacto.

Recomendamos que la Comisión mejore el diseño de su próxima estrategia sobre la biodiversidad, refuerce su contribución a este ámbito mediante pagos directos y medidas de desarrollo rural, supervise con mayor precisión los gastos relativos a la biodiversidad y elabore indicadores fiables adaptados para supervisar los progresos realizados en la biodiversidad agrícola

Tribunal de Cuentas Europeo. Informe Especial 23/2019. Estabilización de los ingresos de los agricultores: un conjunto exhaustivo de herramientas, pero es preciso tomar medidas frente a la escasa utilización de los instrumentos y la sobrecompensación (DOUE C 416/07, 11.12.2019)

El riesgo es un elemento inherente al sector agrícola, y por tanto, los agricultores necesitan desarrollar estrategias para hacer frente a las pérdidas derivadas de los fenómenos climáticos o las enfermedades animales y vegetales y a la volatilidad de los precios. La política agrícola común (PAC) contiene diversos instrumentos destinados a ayudar a los agricultores a gestionar los riesgos y responder a las crisis. Las recientes propuestas de reforma de la PAC tienen por objeto prestar más atención a la gestión de riesgos.

El Tribunal constató que la PAC ofrece una amplia variedad de instrumentos destinados a aumentar la resiliencia de los agricultores, pero su efecto en la conducta del agricultor es limitado. El recurso a la ayuda de la UE en materia de seguros es todavía escaso y solo ha beneficiado a una parte de los agricultores. Cuando se planteó la adopción de medidas excepcionales derivadas de la prohibición rusa, no se aplicaron criterios específicos. El Tribunal también constató que la ayuda de la UE a la retirada de productos para su libre distribución era costosay dio lugar a algunos casos de sobrecompensación. El Tribunal formuló una serie de recomendaciones a la Comisión, con el objeto de fomentar entre los agricultores una mejor preparación ante las crisis, diseñar y supervisar mejor la ayuda a la contratación de seguros, aclarar los criterios para activar y finalizar las medidas excepcionales, así como ajustar la compensación a las operaciones de retirada.

La Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) han lanzado hoy un paquete de préstamos por valor de 1 000 millones EUR destinado de manera específica a los jóvenes agricultores. En 2017, el 27 % de las solicitudes de préstamos presentadas a los bancos por jóvenes agricultores de la Unión fueron rechazadas, frente al 9 % de las presentadas por otras explotaciones. El objetivo del paquete por valor de 1 000 millones EUR anunciado hoy por el comisario de Agricultura, Phil Hogan, y el vicepresidente del BEI, Andrew McDowell, es que los agricultores de la UE, en especial los jóvenes, tengan más acceso a financiación. El programa será gestionado a nivel de los Estados miembros por bancos y sociedades de arrendamiento financiero que operan en toda la UE. Los bancos participantes deben igualar el importe comprometido por el BEI, lo que significa que el importe total podría ascender a 2 000 millones EUR, y ha de darse prioridad a los jóvenes agricultores. (RAPID, IP/19/2296, 29.4.2019)

El límite máximo de las ayudas nacionales a los agricultores aumentará considerablemente, lo que facilitará una mayor flexibilidad y eficiencia, especialmente en tiempos de crisis y en situaciones que exijan una rápida respuesta de las autoridades públicas. La Comisión ha adoptado hoy unas normas revisadas en materia de ayudas estatales en el sector agrícola (la llamada ayuda de minimis), aumentando el importe máximo que las autoridades nacionales pueden asignar a la ayuda a los agricultores sin necesidad de la aprobación previa de la Comisión. Esta decisión facilitará que los países de la UE aumenten las ayudas a los agricultores sin distorsionar el mercado, reduciendo al mismo tiempo la carga administrativa para las autoridades nacionales. (RAPID, IP/19/1332, 22.2.2019)

Tribunal de Cuentas Europeo. Informe Especial 10/2018. El régimen de pago básico para agricultores funciona desde el punto de vista operativo, pero tiene una repercusión limitada en la simplificación, la orientación y la convergencia de los niveles de ayuda (DOUE C 103/06, 19.3.2018)

Con un gasto anual de alrededor de 18 000 millones de euros, el régimen de pago básico introducido en 2015 es el mayor régimen de ayuda a la renta para agricultores de la UE. El Tribunal constató que el régimen funciona desde un punto de vista operativo, pero tiene efectos limitados en la simplificación, la orientación y la convergencia de los niveles de ayuda. El Tribunal formula una serie de recomendaciones a la Comisión sobre la corrección de los derechos de pago para los agricultores, los controles clave de los organismos pagadores, los sistemas para divulgar la información entre los Estados miembros, y el papel de los organismos nacionales de certificación.

Para el próximo período de programación posterior a 2020, el Tribunal recomienda que la Comisión analice los factores que afectan a la renta de todos los grupos de agricultores, sus necesidades de apoyo a la renta y el valor de los bienes públicos que proporcionan los agricultores. Las medidas propuestas de apoyo a la renta de los agricultores se deberían vincular desde un principio a objetivos operativos adecuados y a valores de referencia con los que se pueda comparar el rendimiento de las ayudas.

CoverLUCAS — The EU’s land use and land cover survey

This leaflet presents an overview of the Land Use and Coverage Area frame Survey (LUCAS) carried out by EUROSTAT every 3 years. The aim is to identify changes in land use and cover in the European Union. The leaflet contains information on the data available, as well as explanations about the Survey and links to other useful information. [+]

La política agrícola común (PAC) es una de las políticas más antiguas de la Unión Europea (UE). Ha logrado su objetivo inicial de garantizar un suministro de productos alimenticios de buena calidad, seguros y asequibles, apoyando al mismo tiempo a los agricultores europeos. Desde 1962, la PAC ha experimentado numerosas reformas y, gracias a su adaptabilidad, sigue siendo pertinente. El mundo evoluciona con rapidez, al igual que los retos a que se enfrentan no solo los agricultores, sino nuestras sociedades en su conjunto. Cambio climático, volatilidad de los precios, incertidumbres políticas y económicas, creciente importancia del comercio mundial: los agricultores han de aprender a diario cómo operar en un entorno cambiante y corresponde a los legisladores acompañarlos durante este proceso de cambio y ofrecerles claridad y sencillez jurídica a medio y largo plazo.

La política agrícola europea ha convertido a la UE en la superpotencia agroalimentaria que es en la actualidad: la UE, amén de ser el primer exportador mundial de productos agroalimentarios, posee una reputación inigualable por su patrimonio gastronómico y sus productos alimenticios, así como por la pericia de sus productores. Pero la UE no puede dormirse en los laureles: un éxito también puede ocultar numerosas dificultades.

La PAC debe dirigir la transición hacia una agricultura más sostenible. Ha de contribuir a fomentar la capacidad de adaptación del sector en tiempos de crisis y apoyar la renta y la viabilidad de los agricultores. Asimismo, debe incorporar plenamente esas innovaciones digitales que tanto facilitan las tareas cotidianas de los agricultores, reducen las cargas administrativas e incluso podrían impulsar el tan necesario relevo generacional del sector. Por último, la PAC debe reforzar las zonas rurales europeas, que constituyen el núcleo de las tradiciones y del modelo agrícola familiar de Europa. La Comunicación que hoy se publica ofrece orientaciones para abordar estos objetivos y responder a los retos que están surgiendo con un planteamiento menos preceptivo y una mayor subsidiariedad a escala de los Estados miembros, con el fin de acercar la PAC a los encargados de su aplicación sobre el terreno. (RAPID, MEMO/17/4842, 30.11.2017)

Página 1 de 6

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación