La Comisión Europea ha propuesto hoy que se prohíba, sin excepciones, la práctica de cercenar las aletas de los tiburones en los buques de pesca. El cercenamiento de las aletas de los tiburones consiste en cortar las aletas de los tiburones, a menudo cuando están todavía vivos, y luego arrojar al mar el tiburón sin sus aletas. La Comisión propone que, de ahora en adelante, todos los buques que faenen en aguas de la UE y todos los buques de pesca de la UE que faenen en cualquier lugar del mundo desembarquen obligatoriamente las aletas de los tiburones aún unidas al cuerpo. Para facilitar su almacenamiento y manipulación a bordo de los buques, los pescadores podrán cortar cada aleta en parte y doblarla hacia la canal del tiburón. El objetivo de las nuevas normas es proteger mejor a las poblaciones de tiburones vulnerables en los océanos del mundo. (RAPID, IP/11/1384, 21.11.2011)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación