Legislación comunitaria. CDE Universitat de València

La Comisión Europea ha lanzado su propuesta sobre las cuotas de pesca (total admisible de capturas) en el Atlántico y el mar del Norte para 2016. La Comisión propone mantener o aumentar las cuotas de pesca de 35 poblaciones y reducir las capturas de 28 poblaciones sobre la base del asesoramiento científico recibido.

La Comisión propone un incremento de las posibilidades de pesca para ayudar a los pescadores en la transición hacia la nueva obligación de desembarque de todas las capturas. Es la primera vez que la Comisión propone aumentos de cuotas para todas las pesquerías sujetas a la obligación de desembarque a partir de 2016. La finalidad de esta cuota adicional es compensar a los pescadores por el pescado adicional que deberán desembarcar. Basándose en los informes científicos que deben recibirse a mediados de noviembre, la Comisión propondrá a finales de mes el aumento de las capturas, incluidas todas las cantidades que han de desembarcarse.

El objetivo de la Comisión, que es uno de los pilares de la reforma de la política pesquera común (PPC), es conseguir que todas las poblaciones se pesquen en niveles sostenibles, respetando el rendimiento máximo sostenible. La pesca a los niveles de rendimiento máximo sostenible permite a la industria pesquera pescar la mayor cantidad de peces manteniendo al mismo tiempo las poblaciones de peces a unos niveles adecuados. La Comisión propone situar las poblaciones en niveles correspondientes al rendimiento máximo sostenible, sobre la base del asesoramiento científico recibido del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM). Este año se ha obtenido asesoramiento sobre 34 poblaciones. (RAPID, IP/15/6016, 10.11.2015)

La nueva política pesquera común de la UE, adoptada en enero de 2014, establece que los países deben poner fin a la sobrepesca y promover cambios que favorezcan a las flotas más sostenibles. La legislación está ahí, y gusta incluso a los ecologistas, pero los Estados miembros “no están haciendo los deberes”, explica Aniol Esteban, de la New Economics Foundation (NEF). Esta organización británica publica hoy un análisis que muestra cómo una mejor gestión podría generar 824 millones de euros en beneficios y 102.000 empleos adicionales en el sector pesquero. “El informe expone que hay un potencial oculto que los países deberían aprovechar”, señala Esteban.

La NEF ha analizado 221 flotas pesqueras de la UE y el 73% de los desembarques a partir de los datos que los Estados envían a la Comisión Europea y de un modelo bioeconómico desarrollado durante dos años al que han contribuido académicos e instituciones europeas. El estudio muestra que mejorar beneficios y puestos de trabajo depende de dos cosas: restablecer las poblaciones de peces, es decir, reducir las cantidades que se permite pescar, y redistribuir las cuotas pesqueras para dar los permisos a flotas más sostenibles y que emplean a más personas. (El País, 13.5.2015)

La Comisión Europea tiene previsto prohibir la pesca con cualquier tipo de redes de enmalle de deriva en todas las aguas de la UE a partir del 1 de enero de 2015. Aunque ya existen normas que prohíben el uso de redes de enmalle de deriva para capturar determinados peces migratorios, esta práctica sigue causando gran preocupación debido a las capturas accesorias de mamíferos marinos, tortugas de mar y aves marinas, en su mayoría protegidos por la normativa de la UE. Para evitar que se eluda la normativa, la propuesta de la Comisión prohíbe por completo la pesca con redes de enmalle de deriva en la UE, así como su mantenimiento a bordo de los buques pesqueros. Por otra parte, para evitar ambigüedades, la propuesta precisa la actual definición de «red de enmalle de deriva». (RAPID, IP/14/563, 14.5.2014)

Página 1 de 4

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación