La Comisión Europea se congratula de la adopción de la Directiva revisada sobre el agua potable por el Parlamento Europeo en el pleno de ayer por la tarde. La nueva Directiva garantizará un acceso más seguro al agua para todos los europeos. También garantizará las normas más estrictas del mundo en materia de agua potable, en consonancia con el objetivo de aspirar a una contaminación cero para un entorno sin sustancias tóxicas anunciado en el Pacto Verde Europeo. El acuerdo se basa en la propuesta presentada por la Comisión en febrero de 2018, como consecuencia directa de la iniciativa ciudadana europea Right2Water, la primera en prosperar de la historia.

El texto aprobado incorpora las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia de normas de seguridad del agua potable, e incluso las supera. Incluye disposiciones para controlar no solo el agua corriente, sino también las fuentes de agua potable y los sistemas de distribución, a fin de minimizar el riesgo de efectos nocivos de la contaminación en la salud humana y en nuestros recursos hídricos. La Directiva revisada contempla también los nuevos contaminantes, tales como los microplásticos, los alteradores endocrinos y nuevos tipos de sustancias químicas.

La Directiva introduce la obligación de que los Estados miembros mejoren o mantengan el acceso universal al agua potable para todos, con especial atención a los grupos vulnerables y marginados. También prevé un mejor acceso de los ciudadanos a la información sobre los distribuidores de agua, por ejemplo, en cuanto a la calidad y al suministro de agua potable en su zona de residencia. La Directiva mejorará la confianza de los consumidores en el agua corriente potable, reduciendo los residuos derivados del uso de agua en botellas de plástico. Además, la nueva norma contempla la inclusión de requisitos detallados de higiene aplicables a los materiales en contacto con el agua potable y confía a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) el cometido esencial de velar por que solo puedan utilizarse sustancias seguras en los productos que, como las tuberías y los grifos, están en contacto con el agua. | RAPID, IP/20/2417, 16.12.2020

La revisión de la legislación europea presentada hoy por la Comisión mejorará la calidad del agua potable y el acceso a ella, y ofrecerá una mayor información a los ciudadanos.

El derecho de acceso a servicios básicos de calidad, incluido el acceso al agua, es uno de los principios del pilar europeo de derechos socialesaprobado por unanimidad por los Jefes de Estado o de Gobierno en la Cumbre de Gotemburgo. La propuesta legislativa de hoy tiene por objeto garantizar este derecho y responde así a la primera iniciativa ciudadana europea en lograr sus objetivos: la iniciativa por el derecho al agua, que reunió 1,6 millones de firmas para respaldar la mejora del acceso al agua potable y segura para todos los europeos. Además, la propuesta pretende fortalecer a los consumidores velando por que los distribuidores de agua les ofrezcan información más clara con relación al consumo, el análisis de costes y el precio por litro, de forma que sea posible realizar una comparación con el precio del agua embotellada. Ello contribuirá a los objetivos medioambientales de reducir el uso innecesario de plástico y de limitar la huella de carbono de la UE, así como a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (RAPID, IP/18/429, 1.2.2018)

Página 1 de 2

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación