Tras intensas negociaciones, la Comisión Europea ha alcanzado hoy un acuerdo con el Reino Unido sobre las condiciones de su futura cooperación con la Unión Europea.

El proyecto de Acuerdo de Comercio y Cooperación consta de tres pilares principales:

Un Acuerdo de Libre Comercio: una nueva asociación económica y social con el Reino Unido

El Acuerdo abarca no solo el comercio de bienes y servicios, sino también una amplia gama de ámbitos de interés para la Unión Europea, como la inversión, la competencia, las ayudas estatales, la transparencia fiscal, el transporte aéreo y por carretera, la energía y la sostenibilidad, la pesca, la protección de datos y la coordinación de la seguridad social. En él se establece la exención de aranceles y contingentes para todas las mercancías que cumplan las normas de origen adecuadas.

Ambas partes se han comprometido a garantizar condiciones de competencia equitativas manteniendo altos niveles de protección en ámbitos como la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la tarificación del carbono, los derechos sociales y laborales, la transparencia fiscal y las ayudas estatales, con una aplicación efectiva a nivel nacional, un mecanismo vinculante de solución de diferencias y la posibilidad de que ambas partes adopten medidas correctoras.

La Unión Europea y el Reino Unido han acordado un nuevo marco para la gestión conjunta de las poblaciones de peces en aguas de la Unión y del Reino Unido. El Reino Unido podrá seguir desarrollando las actividades de pesca británicas, mientras que las actividades y los medios de subsistencia de las comunidades pesqueras europeas quedarán salvaguardadas, y se preservarán los recursos naturales.

Por lo que se refiere al transporte, el Acuerdo prevé una conectividad continua y sostenible en los sectores aéreo, por carretera, ferroviario y marítimo, si bien el acceso al mercado se sitúa por debajo de lo que ofrece el mercado único. Se incluyen disposiciones para garantizar que la competencia entre los operadores de la Unión Europea y del Reino Unido se desarrolle en igualdad de condiciones, de modo que no se menoscaben los derechos de los pasajeros, los derechos de los trabajadores ni la seguridad del transporte.

En el ámbito de la energía, el Acuerdo ofrece un nuevo modelo para el comercio y la interconectividad, con garantías para una competencia abierta y leal, incluidas las normas de seguridad para la energía en alta mar y la producción de energías renovables.

En cuanto a la coordinación de la seguridad social, el Acuerdo aspira a garantizar un conjunto de derechos a los ciudadanos de la Unión Europea y a los nacionales del Reino Unido. Se trata de los ciudadanos de la Unión que trabajan en el Reino Unido, o que viajan o se trasladan a ese país, y los nacionales británicos que trabajan, viajan o se trasladan a la Unión Europea a partir del 1 de enero de 2021.

Por último, el acuerdo permite que el Reino Unido siga participando en varios programas emblemáticos de la Unión Europea durante el período 2021-2027 (a reserva de una contribución financiera del Reino Unido al presupuesto de la Unión), como Horizonte Europa.

El Acuerdo de Comercio y Cooperación establece un nuevo marco para la cooperación policial y judicial en materia penal y civil. Reconoce la necesidad de una cooperación reforzada entre las autoridades policiales y judiciales nacionales, en particular para combatir y perseguir la delincuencia y el terrorismo transfronterizos. Crea nuevas capacidades operativas, teniendo en cuenta que el Reino Unido, como tercer Estado no perteneciente al espacio Schengen, no dispondrá de las mismas facilidades que antes. La cooperación en materia de seguridad puede suspenderse en caso de que el Reino Unido falte a su compromiso de seguir cumpliendo el Convenio Europeo de Derechos Humanos y su aplicación interior.

A fin de ofrecer la máxima seguridad jurídica a las empresas, los consumidores y los ciudadanos, un capítulo específico sobre gobernanza aclara cómo se aplicará y controlará el Acuerdo. También establece un Consejo de Asociación Conjunto, que garantizará que el Acuerdo se aplique e interprete correctamente, y en el que se debatirán todas las cuestiones que surjan.

Los derechos de las empresas, los consumidores y los particulares quedarán amparados con unos mecanismos vinculantes de ejecución y resolución de litigios. Esto significa que las empresas de la Unión Europea y del Reino Unido compiten en igualdad de condiciones, y se evitará que cualquiera de las partes haga uso de su autonomía normativa para conceder subvenciones desleales o falsear la competencia. Ambas partes pueden tomar represalias intersectoriales en caso de infracciones del Acuerdo. Estas represalias intersectoriales se aplican en todos los ámbitos de la asociación económica.

La política exterior, la seguridad exterior y la cooperación en materia de defensa no están incluidas en el Acuerdo, ya que el Reino Unido no quiso negociar estos asuntos. Por lo tanto, a partir del 1 de enero de 2021 no habrá ningún marco entre el Reino Unido y la Unión para desarrollar y coordinar respuestas conjuntas a los retos de la política exterior, como por ejemplo la imposición de sanciones a ciudadanos o economías de terceros países.

El Acuerdo de Comercio y Cooperación abarca un conjunto de ámbitos que redundan en interés de la Unión Europea. Va mucho más allá de los acuerdos de libre comercio tradicionales y proporciona una base sólida para mantener nuestra antigua amistad y cooperación. El Acuerdo ampara la integridad del mercado único y la indivisibilidad de las cuatro libertades (personas, bienes, servicios y capitales). Refleja el hecho de que el Reino Unido abandona un ecosistema de normas comunes, supervisión y mecanismos de ejecución, y por tanto ya no podrá disfrutar de los beneficios de pertenecer a la Unión Europea o al mercado único. No obstante, el Acuerdo no igualará en ningún caso las ventajas significativas de las que disfrutó el Reino Unido como Estado miembro de la Unión. | RAPID IP/20/999, 24.12.2020

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asuntos C-623/17 (Privacy International, and in Joined Cases), C-511/18 (La Quadrature du Net and Others), C-512/18 (French Data Network and Others) y C-520/18 (Ordre des barreaux francophones et germanophone and Others) de 6 de octubre de 2020
Renvoi préjudiciel – Traitement des données à caractère personnel dans le secteur des communications électroniques – Fournisseurs de services de communications électroniques – Transmission généralisée et indifférenciée des données relatives au trafic et des données de localisation – Sauvegarde de la sécurité nationale – Directive 2002/58/CE – Champ d’application – Article 1er, paragraphe 3, et article 3 – Confidentialité des communications électroniques – Protection – Article 5 et article 15, paragraphe 1 – Charte des droits fondamentaux de l’Union européenne – Articles 7, 8 et 11 ainsi que article 52, paragraphe 1 – Article 4, paragraphe 2, TUE
Dans l’affaire C‑623/17, ayant pour objet une demande de décision préjudicielle au titre de l’article 267 TFUE, introduite par l’Investigatory Powers Tribunal (tribunal chargé des pouvoirs d’enquête, Royaume-Uni), par décision du 18 octobre 2017, parvenue à la Cour le 31 octobre 2017, dans la procédure Privacy International contre Secretary of State for Foreign and Commonwealth Affairs, Secretary of State for the Home Department, Government Communications Headquarters, Security Service, Secret Intelligence Service (Curia.europa.eu, 6.10.2020)

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asunto C-594/18 P (Austria/Comisión) de 22 de septiembre de 2020 
Recurso de casación — Ayudas de Estado — Artículo 107 TFUE, apartado 3, letra c) — Artículos 11 TFUE y 194 TFUE — Artículos 1, 2, letra c), y 106 bis, apartado 3, del Tratado Euratom — Ayuda prevista en favor de la unidad C de la central nuclear de Hinkley Point (Reino Unido) — Decisión por la que se declara la ayuda compatible con el mercado interior — Objetivo de interés común — Objetivos medioambientales de la Unión Europea — Principios de protección del medio ambiente, de quien contamina paga, de cautela y de sostenibilidad — Determinación de la actividad económica de que se trata — Deficiencia del mercado — Proporcionalidad de la ayuda — Ayuda a la inversión o de funcionamiento — Determinación de los elementos de la ayuda — Comunicación sobre las garantías
En el asunto C‑594/18 P, que tiene por objeto un recurso de casación interpuesto, con arreglo al artículo 56 del Estatuto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el 21 de septiembre de 2018, República de Austria, representada inicialmente por el Sr. G. Hesse, posteriormente por los Sres. F. Koppensteiner y M. Klamert, en calidad de agentes, asistidos por el Sr. H. Kristoferitsch, Rechtsanwalt, parte recurrente, y en el que las otras partes en el procedimiento son: Comisión Europea, representada por los Sres. É. Gippini Fournier y T. Maxian Rusche y las Sras. P. Němečková y K. Herrmann, en calidad de agentes, parte demandada en primera instancia, República Checa, representada por los Sres. M. Smolek, J. Vláčil y T. Müller y la Sra. I Gavrilová en calidad de agentes, República Francesa, representada inicialmente por los Sres. D. Colas y P. Dodeller, posteriormente por los Sres. Dodeller y T. Stehelin, en calidad de agentes, Gran Ducado de Luxemburgo, representado inicialmente por la Sra. D. Holderer, posteriormente por el Sr. T. Uri, en calidad de agentes, asistidos por Sr. P. Kinsch, avocat, Hungría, representada por el Sr. M. Z. Fehér, en calidad de agente, asistido por el Sr. P. Nagy, ügyvéd, República de Polonia, representada por el Sr. B. Majczyna, en calidad de agente, República Eslovaca, representada por la Sra. B. Ricziová, en calidad de agente, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, representado por la Sra. Z. Lavery y el Sr. S. Brandon, en calidad de agentes, asistidos por el Sr. A. Robertson, QC, y el Sr. T. Johnston, Barrister, partes coadyuvantes en primera instancia (Curia.europa.eu, 22.9.2020)

Sentencia del Tribunal General de la Unión Europea. Asunto T-399/16 (CK Telecoms UK Investments/Comisión) de 28 de mayo de 2020
Competencia — Concentraciones — Actividades de telecomunicaciones inalámbricas — Mercado minorista de los servicios de telecomunicaciones móviles — Mercado mayorista de acceso y originación de llamadas en las redes públicas de telefonía móvil — Adquisición de Telefónica Europe por Hutchison — Decisión por la que se declara la concentración incompatible con el mercado interior — Mercado oligopolístico — Obstáculo significativo para la competencia efectiva — Efectos no coordinados — Carga de la prueba — Exigencia de prueba — Cuotas de mercado — Efectos de la concentración sobre los precios — Análisis cuantitativo de la presión al alza de los precios previsible — Competidores inmediatos — Importante presión competitiva — Fuerza competitiva importante — Acuerdos de uso compartido de redes — Grado de concentración — Índice de Herfindahl-Hirschmann — Error de Derecho — Error de apreciación
En el asunto T‑399/16, CK Telecoms UK Investments Ltd, con domicilio social en Londres (Reino Unido), representada por los Sres. T. Wessely y O. Brouwer, abogados, las Sras. A. Woods, M. Davis, I. Ditchfield y S. Prichard, los Sres. J. Aitken, R. Romney, M. Dickson y K. Asakura, Solicitors, y el Sr. B. Kennelly, QC, parte demandante, contra Comisión Europea, representada por los Sres. T. Christoforou, G. Conte, M. Farley, J. Szczodrowski y C. Urraca Caviedes, en calidad de agentes, parte demandada, apoyada por Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, representado por los Sres. S. Jones, S. Brandon, S. Huijts, C. Blairs, M. Rahman, J. McInnes, M. Brown y B. Potterill, y las Sras. S. Cardell, C. Brannigan, S. Munday, C. Short y A. Dadley, agentes, asistidos por el Sr. R. Williams y la Sra. J. Morrison, Barristers, y por EE Ltd, con domicilio social en Hatfield (Reino Unido), representada por el Sr. A. Lindsay, Barrister, y el Sr. C. Chapman y la Sra. J. Hulsmann, Solicitors, partes coadyuvantes (Curia.europa.eu, 28.5.2020)

brexitUn fracaso heroico. El Brexit y la política del dolor
Fintan O'Toole
Capitan Swing Libros, 2019
Al explorar las diferentes respuestas a la pregunta: «¿Por qué Gran Bretaña votó por irse?», Fintan O’Toole descubrió cómo ciertas mentiras periodísticas se convirtieron en obsesiones nacionales nada triviales; cómo la actitud de indiferencia hacia la verdad y el hecho histórico ha llegado a definir el estilo de toda una élite política; y cómo un país que tuvo colonias se está redefiniendo a sí mismo como una nación oprimida que requiere liberación. Pero también la extraña importancia de las patatas fritas con sabor a gamba, y su papel en el ascenso de Boris Johnson; los sueños de desregulación revolucionaria y privatización que impulsan a Arron Banks, Nigel Farage y Jacob Rees-Mogg; y el surgimiento silencioso del nacionalismo inglés, una fuerza que no se atreve siquiera a pronunciar su nombre. O’Toole cuestiona así la atracción fatal del fracaso heroico, un culto autocrítico de un exitoso imperio que puede permitirse el desastre ocasional: desde la Carga de la Brigada Ligera hasta la expedición perdida de Franklin por el Ártico. Pero ahora el fracaso ya no es heroico y sus terribles costos serán asumidos por los partidarios del Brexit más vulnerables y por quienes sufrirán las consecuencias de una frontera dura en Irlanda. Un libro feroz, divertido y perspicaz sobre el acto de autolesión nacional conocido como Brexit. [+] 

008 CDE

Página 1 de 11

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación