Viernes, 28 Enero 2011 15:27

Día de la Protección de Datos

Hoy en día, el intercambio de información en todo el mundo es más fácil y más rápido. Los datos personales de una persona - correo electrónico, fotos y agendas electrónicas - pueden crearse en el Reino Unido utilizando programas situados en Alemania, tratados en la India, almacenados en Polonia, y a los que accede en España un ciudadano italiano. Este rápido aumento de los flujos de información en todo el mundo presenta un gran desafío para los derechos individuales a la intimidad de los datos personales. Las cuestiones de protección de datos, incluida su dimensión transfronteriza, afectan a las personas todos los días - en el trabajo, en el trato con las autoridades públicas, al adquirir bienes o servicios, o al viajar o navegar por Internet. Con motivo del Día de la Protección de Datos que se celebra hoy, el Consejo de Europa y la Comisión Europea han unido sus fuerzas para promover el derecho fundamental a la protección de datos. (RAPID, IP/11/102, 28.1.2011)

La Comisión Europea ha presentado hoy una síntesis de los instrumentos de la UE que regulan la recopilación, el almacenamiento o el intercambio de datos personales a efectos judiciales o de gestión de la migración. La comunicación clarifica los objetivos principales de estos instrumentos, su estructura, los tipos de datos personales que cubren, la lista de autoridades que tienen acceso a los mismos y las disposiciones sobre protección y almacenamiento de datos.
Los instrumentos son: Schengen Information System (SIS), Schengen Information System II (SIS II), EURODAC, Visa Information System (VIS), Advance Passenger Information System (API), Naples II Convention, Customs Information System (CIS), Swedish initiative, Prüm Decision, Data Retention Directive, European Criminal Records Information System (ECRIS), Financial Intelligence Unit cooperation (FIU.net), Asset Recovery Offices’ (ARO) cooperation, National and EU Cybercrime Platforms, Europol, Eurojust, Passenger Name Records agreements with the US, Canada and Australia
and Terrorist Finance Tracking Program (TFTP) agreement with the US. (RAPID, IP/10/986, 20.7.2010)

Los ficheros de activistas serán legales en la UE por Sebastián Frei.
Dos documentos aprobados por el Consejo de Asuntos Generales de la UE planean la retención y el intercambio de información sobre activistas políticos.
El 26 de abril, el Consejo Europeo de Asuntos Generales aprobó el documento 8570/10, una decisión que pasó desapercibida para la opinión pública hasta finales de junio. Según ese texto, la UE observará procesos de radicalización a través de la vigilancia de agentes que contribuyen a la radicalización de otras personas y que mantienen actitudes radicales. Éstas son definidas como posturas de extrema izquierda o derecha, nacionalistas, religiosas o de antiglobalización. Para cumplir con este objetivo de forma sistemática, el documento incluye un catálogo de 70 preguntas sobre estas personas, desde comentarios orales que reflejan su actitud, pasando por convicciones religiosas, su situación socioeconómica o la personalidad y tratamientos psicológicos a vigilar. También se investigarán relaciones entre estas personas. Como ejemplos, el texto nombra compañeros escolares, amigos, conocidos [y] compañeros de celda.
En marzo de este año ya había sido acordado el documento 7984/10, que propone almacenar datos sobre la radicalización violenta. Este documento clasificado fue publicado por la ONG Statewatch y, semejante al 8570/10, propone la vigilancia de radicales violentos, a pesar de que el mismo texto no mantiene la separación entre activismo violento y no violento que sugiere el título. Ambos documentos tienen un estado legal opaco, ya que su carácter es sólo orientativo. No son directivas que los Estados miembros de la UE tengan que poner en práctica obligatoriamente. Como meras propuestas, tampoco están sometidos al debate y a la aprobación del Parlamento Europeo. (Diagonal #130, 15.7.2010)

La UE vigilará a los ciudadanos de opiniones radicales por Irene Lozano
Cuarto Poder, 22 junio 2010

Entre los logros de la Presidencia española de la Unión Europea, ha pasado prácticamente desapercibida la aprobación de un programa de vigilancia y recolección sistemática de datos personales de ciudadanos sospechosos de experimentar un proceso de “radicalización”. Este programa puede dirigirse contra individuos involucrados en grupos de “extrema izquierda o derecha, nacionalistas, religiosos o antiglobalización”, según figura en los documentos oficiales.
El pasado 26 de abril, el Consejo de la Unión Europea reunido en Luxemburgo abordó el punto del orden del día titulado
Radicalización en la UE, que concluyó con la aprobación del documento 8570/10.  La iniciativa forma parte de la estrategia de prevención del terrorismo en Europa, y se concibió inicialmente para grupos terroristas islámicos. Sin embargo, el documento extiende la sospecha de tal forma y en términos tan genéricos que da cobertura a la vigilancia policial de cualquier individuo o grupo sospechoso de haberse radicalizado. Así, un activista de una organización civil, política o ciudadana, sin vínculos con el terrorismo, podría ser espiado en el marco de un programa que invita a investigar desde el “grado de compromiso ideológico o político” del sospechoso, hasta si su situación económica es de “desempleo, deterioro, pérdida de una beca o de ayuda financiera”. [+]

Página 7 de 8

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación