Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asunto C-392/19 (VG Bild-Kunst/Stiftung Preußischer Kulturbesitz) de 9 de marzo de 2021
Procedimiento prejudicial — Propiedad intelectual — Derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información — Directiva 2001/29/CE — Artículo 3, apartado 1 — Concepto de “comunicación al público” — Inserción en el sitio de Internet de un tercero de una obra protegida por derechos de autor mediante el procedimiento de transclusión (framing) — Obra libremente accesible con la autorización del titular del derecho de autor en el sitio de Internet de un licenciatario — Cláusula del contrato de explotación por la que se exige al licenciatario que introduzca medidas tecnológicas efectivas contra la transclusión — Licitud — Derechos fundamentales — Artículos 11 y 17, apartado 2, de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea
En el asunto C-392/19, que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Bundesgerichtshof (Tribunal Supremo de lo Civil y Penal, Alemania), mediante resolución de 25 de abril de 2019, recibida en el Tribunal de Justicia el 21 de mayo de 2019, en el procedimiento entre VG Bild-Kunst y Stiftung Preußischer Kulturbesitz  (Curia.europa.eu, 9.3.2021)

La «economía europea de las aplicaciones» está en plena expansión. Emplea a más de un millón de personas y se espera que alcance un valor de 63 000 millones EUR en los próximos cinco años. Según Distimo, especialista en análisis de plataformas móviles, cerca del 80 % de los ingresos de un proveedor (que se calcula ascienden a más de 10 000 millones EUR al año) procede de las compras realizadas por los consumidores en una aplicación que permite acceder a contenidos o elementos especiales, lo que se conoce como «compras integradas». A fin de que esta industria desarrolle todo su potencial y siga innovando, los consumidores deben confiar en los productos. Actualmente, más del 50 % de los juegos en línea en la UE son juegos que se anuncian como «gratuitos», a pesar de que a menudo deben comprarse elementos adicionales, a veces costosos, dentro de la propia aplicación. A menudo, los consumidores no son plenamente conscientes de que están gastando dinero, ya que el importe se carga en sus tarjetas de crédito por defecto. Los niños son especialmente vulnerables a la publicidad de juegos de «descarga gratuita» que no pueden «usarse libremente». A raíz de las denuncias recibidas desde todos los rincones de Europa, la Comisión Europea se reúne hoy y mañana (27 y 28 de febrero) con las autoridades nacionales responsables del cumplimiento de la legislación y con grandes empresas tecnológicas a fin de examinar estas preocupaciones. El objetivo es pedir a la industria que se comprometa a ofrecer soluciones en un plazo determinado y que garantice una protección adecuada de los consumidores que utilizan estas aplicaciones. (RAPID, IP/14/187, 27.2.2014)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación