Jurisprudencia de la UE. CDE Universitat de València

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asunto C-28/18 (Verein für Konsumenteninformation y Deutsche Bahn AG) de 5 de septiembre de 2019
Procedimiento prejudicial — Requisitos técnicos y empresariales para las transferencias y los adeudos domiciliados en euros — Reglamento (UE) n.º 260/2012 — Zona única de pagos en euros (SEPA) — Pago mediante adeudo domiciliado — Artículo 9, apartado 2 — Accesibilidad en los pagos — Requisito de domicilio
En el asunto C‑28/18, que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Oberster Gerichtshof (Tribunal Supremo de lo Civil y Penal, Austria), mediante resolución de 20 de diciembre de 2017, recibida en el Tribunal de Justicia el 17 de enero de 2018, en el procedimiento entre Verein für Konsumenteninformation y Deutsche Bahn AG (Curia.europa.eu, 5.9.2019)

La Comisión Europea ha decidido hoy proponer la imposición de una sanción financiera a España en el contexto de su recurso presentado ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haberse notificado medidas de transposición completa de la Directiva de la UE relativa a las cuentas de pago (Directiva 2014/92/UE). Esta decisión confirma la decisión de la Comisión de octubre de 2017, pero tiene en cuenta la transposición parcial de la Directiva realizada desde entonces. La Comisión pedirá al Tribunal de Justicia que imponga una multa coercitiva diaria de 48 919,20 euros a España desde el día de la sentencia hasta que la Directiva haya quedado transpuesta completamente y esté en vigor en el Derecho nacional. La normativa de la UE sobre cuentas de pago es esencial para garantizar que los consumidores disfruten de unas cuentas de pago transparentes en un mercado competitivo e inclusivo. La Directiva concede a todos los residentes legales de la UE el derecho a poseer una cuenta de pago básica con un coste razonable, independientemente de su lugar de residencia. También mejora la transparencia de las comisiones de las cuentas de pago y facilita la comparación entre cuentas y el cambio de cuenta. Las disposiciones legislativas, reglamentarias y administrativas que habían de adoptar los Estados miembros para conformarse a la Directiva debían entrar en vigor a más tardar el 18 de septiembre de 2016 y se debía informar inmediatamente a la Comisión.  (RAPID, IP/18/3453, 17.5.2018)

La Comisión Europea ha decidido hoy llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber notificado las disposiciones para la plena aplicación de la Directiva sobre las cuentas de pago de la UE (Directiva 2014/92/UE). Las normas de la UE en materia de cuentas de pago son esenciales para garantizar que los consumidores se beneficien de cuentas de pago transparentes en un mercado competitivo e integrador. La Directiva concede a todos los residentes legales en la UE el derecho a una cuenta de pago básica a cambio de una comisión razonable, independientemente del lugar de residencia. También aumenta la transparencia de las comisiones de las cuentas de pago y facilita la comparabilidad y el traslado de dichas cuentas. Las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en la Directiva debían entrar en vigor a más tardar el 18 de septiembre de 2016 y la Comisión debía ser informada de ello inmediatamente. Hasta la fecha, España no ha incorporado esta Directiva a su ordenamiento jurídico nacional, por lo que la Comisión lleva a este país ante el Tribunal de Justicia de la UE. (RAPID, IP/16/3498, 4.10.2017)

Disponer de una cuenta bancaria se ha convertido en una necesidad para participar plenamente en la vida económica y social del mundo moderno, en un proceso paralelo a la rápida disminución del uso de dinero en efectivo. En la sociedad de hoy, carecer de cuenta bancaria hace la vida más cara y difícil. Pagar la factura de la luz, percibir el salario o pensión o adquirir bienes y servicios se convierten en un problema. Sin embargo, según estudios recientes, aproximadamente 30 millones de consumidores de la Unión Europea mayores de 18 años no tiene cuenta en un banco. De esos 30 millones de ciudadanos «abancarios», se calcula que entre seis y siete millones se encuentran en tal situación porque la institución financiera a la que se han dirigido ha rechazado su solicitud. (RAPID, IP/11/897, 18.7.2011)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación