La Comisión acoge con satisfacción el acuerdo político alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la propuesta de la Comisión relativa al Fondo de Transición Justa (FTJ). Ahora, todos los instrumentos relacionados con la política de cohesión ya están aprobados y a la espera de se aprueben definitivamente los textos jurídicos en el Pleno del Parlamento Europeo y en el Consejo.

El Fondo de Transición Justa es un nuevo instrumento con un presupuesto total de 17 500 millones de euros, de los cuales 7 500 millones proceden del marco financiero plurianual (MFP) y 10 000 millones proceden de Next Generation EU. El FTJ es un elemento clave del Pacto Verde Europeo y el primer pilar del Mecanismo para una Transición Justa (MTJ). Su objetivo es mitigar los costes sociales y económicos derivados de la transición hacia una economía climáticamente neutra, a través de una amplia gama de actividades destinadas principalmente a diversificar la economía y ayudar a las personas a adaptarse en un mercado laboral cambiante.

Entre los principales elementos del compromiso al que se ha llegado, cabe mencionar los siguientes:

un compromiso presupuestario para los ejercicios 2021-2023;

transferencias voluntarias del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y del Fondo Social Europeo Plus (FSE +) para complementar el FTJ, sin exceder del triple del importe de la ayuda del FTJ;

Se ha ampliado ligeramente el ámbito de elegibilidad a fin de abordar los aspectos sociales de la transición, en particular la creación y protección de puestos de trabajo, así como las inversiones en movilidad inteligente y sostenible y la rehabilitación de la red de calefacción urbana, siempre que se considere necesario para acompañar la transformación de las economías locales;

exclusión de la financiación de combustibles fósiles;

la posibilidad de ayudas para las inversiones en grandes empresas en «zonas asistidas» de conformidad con las directrices sobre ayudas estatales de finalidad regional, siempre que sean necesarias para colmar la brecha de pérdida de puestos de trabajo resultante de la transición;

inclusión de una cláusula de revisión para que la Comisión revise la aplicación del FTJ antes del 30 de junio de 2025 con respecto a la consecución de los objetivos fijados;

un mecanismo de recompensa ecológica ligada a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero lograda en las regiones beneficiarias del apoyo del FTJ y un acceso condicional al 50 % de los recursos del FTJ;

una referencia reforzada a los objetivos de la UE en materia de energía y clima y a la aplicación del Acuerdo de París. | RAPID/20/2354, 11.12.2020

Miércoles, 09 Diciembre 2020 08:41

Puesta en marcha del Pacto Europeo por el Clima

La Comisión Europea ha puesto hoy en marcha el Pacto Europeo por el Clima, una iniciativa a escala de la UE que invita a las personas, las comunidades y las organizaciones a participar en la acción por el clima y a construir una Europa más verde. El Pacto por el Clima, que forma parte del Pacto Verde Europeo, ofrece un espacio para que todos los ciudadanos compartan información, debatan y actúen sobre la crisis climática, y puedan formar parte de un movimiento climático europeo cada vez mayor. Hace un año, la Comisión puso en marcha el Pacto Verde Europeo como un plan para transformar la UE en una sociedad justa, saludable, sostenible y próspera, y para arreglar nuestra forma de interactuar con la naturaleza. La Comisión está formulando la política y la legislación necesarias para unos cambios sistémicos, pero las soluciones esbozadas en el Pacto Verde solo pueden tener éxito si todo el mundo participa y contribuye activamente. | RAPID/20/2323, 9.12.2020

La Comisión Europea ha presentado hoy una estrategia de la UE para reducir las emisiones de metano. El metano es, tras el dióxido de carbono, el segundo factor que más contribuye al cambio climático. También es un potente contaminante atmosférico local que causa graves problemas de salud. Así pues, combatir las emisiones de metano es fundamental para alcanzar nuestros objetivos climáticos para 2030 y el objetivo de la neutralidad climática de aquí a 2050, así como para contribuir al objetivo cero en materia de contaminación establecido por la Comisión.

Esta Estrategia establece medidas para reducir las emisiones de metano a nivel europeo e internacional. Presenta medidas legislativas y no legislativas en los sectores de la energía, la agricultura y los residuos, que suponen cerca del 95 % de las emisiones mundiales de metano asociadas a la actividad humana. La Comisión trabajará con los socios internacionales de la Unión y con la industria a fin de lograr la reducción de las emisiones a lo largo de la cadena de suministro. | RAPID/20/1833, 14.10.2020

La Comisión Europea ha adoptado hoy la Estrategia de sostenibilidad de la UE para las sustancias químicas. La Estrategia es el primer paso hacia la consecución del objetivo de contaminación cero en un entorno sin sustancias tóxicas, anunciado en el Pacto Verde Europeo. Impulsará la innovación para el desarrollo de sustancias químicas seguras y sostenibles, y reforzará la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas peligrosas, lo que implica prohibir el uso de las más nocivas en productos de consumo como juguetes, artículos de puericultura, cosméticos, detergentes, materiales en contacto con alimentos y productos textiles, salvo que se demuestre que son esenciales para la sociedad, y asegurar que todas las sustancias químicas se utilizan de manera más segura y sostenible.

La Estrategia para las sustancias químicas admite plenamente el papel esencial que desempeñan las sustancias químicas para el bienestar humano y para la transición verde y digital de la economía y la sociedad europeas. Al mismo tiempo, reconoce la urgente necesidad de abordar los problemas sanitarios y ambientales provocados por las sustancias químicas más nocivas. Con este espíritu, la Estrategia expone una serie de medidas concretas para lograr que las sustancias químicas sean seguras y sostenibles desde el diseño y para garantizar que produzcan todos sus beneficios sin causar daños al planeta ni a las generaciones actuales y futuras. Se trata de evitar que las sustancias químicas más nocivas para la salud humana y el medio ambiente se empleen en usos no esenciales para la sociedad, particularmente en productos de consumo y con respecto a los grupos más vulnerables, pero también de garantizar que todas las sustancias químicas se utilicen de manera más segura y sostenible. Se contemplan varias iniciativas de innovación e inversión para acompañar a la industria química en esta transición. Por otro lado, la Estrategia recaba la atención de los Estados miembros sobre las posibilidades que brinda el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para invertir en la transición verde y digital de las industrias de la UE, incluido el sector químico.  | RAPID/20/1839, 14.10.2020

Página 1 de 3

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación