La Comisión Europea ha adoptado hoy la Estrategia de sostenibilidad de la UE para las sustancias químicas. La Estrategia es el primer paso hacia la consecución del objetivo de contaminación cero en un entorno sin sustancias tóxicas, anunciado en el Pacto Verde Europeo. Impulsará la innovación para el desarrollo de sustancias químicas seguras y sostenibles, y reforzará la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas peligrosas, lo que implica prohibir el uso de las más nocivas en productos de consumo como juguetes, artículos de puericultura, cosméticos, detergentes, materiales en contacto con alimentos y productos textiles, salvo que se demuestre que son esenciales para la sociedad, y asegurar que todas las sustancias químicas se utilizan de manera más segura y sostenible.

La Estrategia para las sustancias químicas admite plenamente el papel esencial que desempeñan las sustancias químicas para el bienestar humano y para la transición verde y digital de la economía y la sociedad europeas. Al mismo tiempo, reconoce la urgente necesidad de abordar los problemas sanitarios y ambientales provocados por las sustancias químicas más nocivas. Con este espíritu, la Estrategia expone una serie de medidas concretas para lograr que las sustancias químicas sean seguras y sostenibles desde el diseño y para garantizar que produzcan todos sus beneficios sin causar daños al planeta ni a las generaciones actuales y futuras. Se trata de evitar que las sustancias químicas más nocivas para la salud humana y el medio ambiente se empleen en usos no esenciales para la sociedad, particularmente en productos de consumo y con respecto a los grupos más vulnerables, pero también de garantizar que todas las sustancias químicas se utilicen de manera más segura y sostenible. Se contemplan varias iniciativas de innovación e inversión para acompañar a la industria química en esta transición. Por otro lado, la Estrategia recaba la atención de los Estados miembros sobre las posibilidades que brinda el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para invertir en la transición verde y digital de las industrias de la UE, incluido el sector químico.  | RAPID/20/1839, 14.10.2020

El Consejo de la UE ha adoptado hoy las ambiciosas medidas propuestas por la Comisión para hacer frente a los desechos marinos procedentes de los 10 productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas europeas, así como a los artes de pesca abandonados y los plásticos oxodegradables.

Las normas relativas a los plásticos de un solo uso y los artes de pesca contemplan diferentes medidas aplicables a distintos productos y sitúan a la UE en la vanguardia de la lucha mundial contra los desechos marinos. Los productos de plástico de un solo uso (como cubiertos, platos y pajitas) no podrán comercializarse cuando haya alternativas fácilmente disponibles y asequibles. En el caso de otros productos, el objetivo consiste en la limitación de su uso mediante la reducción del consumo a escala nacional, la introducción de requisitos de diseño y etiquetado, y la imposición de obligaciones de gestión y limpieza de residuos a los productores. (RAPID, IP/19/2531, 21.5.2019)

La Comisión ha adoptado a día de hoy la restricción del uso de tres plaguicidas pertenecientes a la familia de los neonicotinoides. Se ha demostrado que dichos plaguicidas (clotianidina, imidacloprid y tiametoxam) son perjudiciales para la población europea de abejas melíferas. La restricción entrará en vigor el 1 de diciembre de 2013 y se revisará como máximo en un plazo de dos años. Esos plaguicidas se emplean en el tratamiento de plantas y cereales atractivos para abejas y demás polinizadores.
La medida que hoy adopta la Comisión forma parte de su estrategia global para poner coto a la disminución de la población de abejas en Europa. Desde la publicación en 2010 de la estrategia de la Comisión sobre la salud de las abejas, se han tomado o están en curso de realización una serie de medidas,Estos son los siguientes: la designación de un laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas, una mayor cofinanciación de la UE de los programas nacionales de apicultura y la cofinanciación de estudios de vigilancia en 17 Estados miembros voluntarios (en 2012 se destinaron a ello 3,3 millones EUR) y de programas de investigación de la UE, tales como BeeDoc y STEP, que estudian los múltiples aspectos que podrían influir en la disminución de la población de abejas en Europa. (RAPID, IP/13/457, 24.5.2013)

La Comisión se compromete a que los riesgos potenciales asociados a las mezclas químicas se entiendan y valoren correctamente. Estamos expuestos cada día a mezclas de productos químicos y estas combinaciones pueden afectarnos de maneras distintas a las de esos productos por separado. El Derecho de la UE fija unos límites estrictos para las cantidades de determinados productos químicos autorizados en los alimentos, el agua, la atmósfera y los productos manufacturados, pero rara vez se estudian los efectos potencialmente tóxicos de esos productos químicos combinados. Con este nuevo planteamiento, la Comisión determinará las mezclas prioritarias que deban evaluarse, velará por que las diferentes ramas del Derecho de la UE contemplen evaluaciones coherentes del riesgo de esas mezclas prioritarias y colmará las lagunas en materia de los conocimientos científicos necesarios para evaluar las mezclas. (RAPID, IP/12/541, 1.6.2012)

Página 1 de 2

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación