Documentos de la UE. CDE Universitat de València

La Comisión hace balance hoy de los avances realizados en la construcción de un mercado único de capitales, entre otras cosas en lo que respecta a las finanzas sostenibles, y pide a los responsables de la UE que respeten el compromiso político de sentar las bases de la Unión de los Mercados de Capitales.

La Unión de los Mercados de Capitales (UMC) tiene por objeto facilitar a las empresas de la UE la obtención de la financiación que necesiten para crecer. Al eliminar las barreras a las inversiones transfronterizas en la UE, la UMC constituye un importante proyecto de mercado único. La UMC se inscribe en la voluntad de la Comisión Juncker de respaldar el crecimiento en Europa, invertir en innovación y promover la competitividad de la UE a escala mundial. Al mismo tiempo, persigue el propósito de orientar la inversión hacia proyectos respetuosos con el medio ambiente, contribuyendo así al programa de trabajo sostenible y neutro en carbono de la UE. Una Unión de los Mercados de Capitales sólida es igualmente necesaria para complementar la Unión Bancaria y fortalecer la Unión Económica y Monetaria y el papel internacional del euro. (RAPID, IP/19/1632, 15.3.2019)

La Comisión Europea da hoy un importante paso hacia el desarrollo de una Unión de los Mercados de Capitales (UMC) mediante la promoción de fuentes alternativas de financiación y la supresión de los obstáculos a las inversiones transfronterizas. Si bien la UMC beneficiará a todos los Estados miembros, fortalecerá especialmente la Unión Económica y Monetaria puesto que fomentará la distribución de riesgos del sector privado.

Las propuestas que se presentan hoy, que se basan en los avances ya realizados desde la puesta en marcha de la UMC en 2015, impulsarán el mercado transfronterizo de fondos de inversión, potenciarán el mercado de la UE de bonos garantizados como fuente de financiación a largo plazo y garantizarán una mayor seguridad a los inversores en el contexto de las transacciones transfronterizas de valores y créditos. La UMC constituye una de las prioridades de la Comisión Juncker para reforzar la economía europea y estimular las inversiones a fin de crear puestos de trabajo. Su objetivo es movilizar capital y canalizarlo a todas las empresas de la UE, especialmente las pequeñas y medianas empresas (pymes) que necesitan recursos que les permitan expandirse y prosperar.

La pronta adopción de dichas propuestas por el Parlamento Europeo y el Consejo permitirá que las empresas y los inversores puedan gozar más plenamente de las oportunidades del mercado único. La Comisión también insta a los colegisladores a garantizar la rápida adopción de las reformas fundamentales pendientes para completar la UMC, tales como las propuestas para reforzar la supervisión de los mercados de capitales, para la reestructuración empresarial y para ofrecer nuevas oportunidades de ahorro a los consumidores. Hasta el momento, solo 3 de las 12 propuestas presentadas por la Comisión para establecer los elementos básicos de la UMC han sido acordadas por los colegisladores. (RAPID, IP/18/1364, 12.3.2018)

La Comisión adoptará hoy nuevas medidas para seguir avanzando en la unión de los mercados de capitales (UMC), un proyecto fundamental de la Comisión Juncker para impulsar el empleo y el crecimiento en Europa. Casi dos años después de la puesta en marcha del Plan de acción de la UMC, hoy la Comisión presenta una serie de nuevas iniciativas de gran calado con el objeto de asegurarse de que dicho programa de reformas continúa siendo adecuado.

La UMC es un pilar fundamental del Plan de Inversiones para Europa de la Comisión, conocido como Plan Juncker. A través de una combinación de reformas normativas y de otra naturaleza, este proyecto persigue mejorar la conexión entre ahorros e inversiones. Su objetivo es reforzar el sistema financiero europeo a través de la disponibilidad de fuentes alternativas de financiación y de más oportunidades para los consumidores y los inversores institucionales. Para las empresas, en especial las pymes y las empresas emergentes, la UMC significa el acceso a más oportunidades de financiación, como el capital riesgo y el micromecenazgo. La nueva UMC presta una gran atención a la financiación sostenible y respetuosa con el medio ambiente: en un momento en el que el sector financiero comienza a ayudar a los inversores concienciados con la sostenibilidad para que elijan proyectos y empresas afines, la Comisión tiene la firme intención de liderar los esfuerzos a escala mundial para apoyar esta tendencia. (RAPID, IP/17/1529, 8.6.2017) 

La Comisión Europea ha propuesto hoy nuevas normas para garantizar que puedan tomarse medidas eficaces respecto de las infraestructuras sistémicas de los mercados financieros conocidas como «entidades de contrapartida central» (ECC) cuando la situación se deteriore.

Las ECC actúan como intermediarias ante las dos partes de una operación con instrumentos financieros, como bonos, acciones, derivados y materias primas (por ejemplo, productos agrícolas, petróleo y gas natural). Desempeñan un papel fundamental a la hora de reducir los riesgos y las interconexiones en el sistema financiero, y ayudan a las entidades financieras y los usuarios finales, como las empresas, a gestionar los riesgos de su negocio. La proyección y la importancia de las ECC en Europa y en el mundo se han duplicado prácticamente desde el compromiso anunciado por el G20 tras la crisis de compensar los derivados extrabursátiles normalizados a través de dichas entidades. Un elevado porcentaje de los 500 billones EUR en que se valoran los contratos de derivados en circulación en todo el mundo es compensado por las 17 ECC existentes en Europa. (RAPID, IP/16/3747, 28.11.2016)

Página 1 de 7

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación