Jornadas y Congresos de la Unión Europea

Una Europa, una moneda. El camino al euro
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea, 2014
ISBN: 978-92-79-33804-5

El 1 de enero de 1999, una fecha histórica, once países de la Unión Europea crearon una unión monetaria con una moneda única, el euro. Los billetes y monedas en euros entraron en circulación el 1 de enero de 2002. Pero la historia de la forja de la moneda común europea es larga y se puede retrotraer hasta los inicios de la propia Unión. Cincuenta años después del establecimiento de los cimientos de la actual Unión Europea por el Tratado de Roma, y sobre la base de una reforma global de la unión económica y monetaria, el euro constituye el símbolo más visible del proceso de integración europea. [+]

Luis Cárdenas del Rey
Los eurobonos en el marco de la Unión Bancaria
Información Comercial Española. Boletín Económico
# 3047. Enero 2014
En este trabajo se propone un modelo de aplicación de la Unión Bancaria en la eurozona, diferenciándose del resto en la combinación de los pilares habituales con un sistema común de emisión de deuda, denominado bonos de estabilidad o eurobonos. Esta propuesta se fundamenta en la reciente crisis de deuda soberana y la  necesidad de estabilidad financiera y macroeconómica, i.e, en la superación del círculo vicioso de deuda pública y las entidades financieras. Se concluye con la exposición de las fortalezas que añadiría la medida al sector bancario y las conclusiones obtenidas.
[+]

Ferran Brunet Cid
Estabilidad y competitividad en la Unión monetaria europea
Ekonomiaz. Revista vasca de economía #
82. 2013
Un déficit estructural de competitividad y unas políticas díscolas han causado una grave inestabilidad financiera en ciertos países de la zona euro, llevándolos a situaciones límite. Más aún, la propia Unión Europea padece ahora un elevado riesgo sistémico, económico y político. En este artículo se analizan las condiciones que generaron esta grave situación: a) las estructuras económicas y de ciertos Estados miembros; b) el carácter no óptimo de la zona euro; c) las políticas despilfarradoras de ciertos gobiernos e instituciones; y d) el déficit de gobernanza económica europea. Para afrontar los riesgos y retos de algunos Estados y a la propia Unión se necesitan nuevos y sólidos mecanismos para la estabilización financiera, así como protocolos detallados para la sostenibilidad fiscal y las reformas estructurales. [+]

Alex Ruiz
Ideas económicas y unión monetaria: un análisis del Informe Emerson
Ekonomiaz. Revista vasca de economía
#
82. 2013
El artículo examina el nacimiento de la UEM bajo el prisma de las relaciones entre política e ideas económicas. En particular, se centra en una cuestión esencial: el hecho de que la UEM no fuera un área monetaria óptima no fue tomado en consideración en su diseño. Defiende que el consenso de los economistas a finales de la década de 1980, razonablemente reflejado en el llamado Informe Emerson, de 1990, asumía que los beneficios derivados de la estabilidad macroeconómica que prometía el diseño institucional de la UEM superarían claramente los costes derivados de la pérdida del tipo de cambio como instrumento de ajuste macroeconómico. El artículo también sostiene que en la definición de la UEM fue igualmente fundamental que este consenso se institucionalizase en un proceso que puede describirse adecuadamente bajo el esquema conceptual de Hall (1993) y Oliver y Pemberton (2004). [+]

La Comisión Europea ha adoptado hoy un paquete de medidas destinadas a estimular formas nuevas y diferentes de liberar financiación a largo plazo y apoyar el retorno de Europa al crecimiento económico sostenible. Se precisarán grandes inversiones a largo plazo en el marco de la Estrategia Europa 2020 y el paquete de medidas sobre la energía y el cambio climático de 2030, en infraestructuras, nuevas tecnologías e innovación, I+D y capital humano. Solo las necesidades de inversión en redes de transporte, energía e infraestructura de telecomunicaciones de importancia para la UE se estiman en 1 billón de euros hasta 2020, según lo establecido por el Mecanismo «Conectar Europa».
La crisis económica y financiera ha afectado a la capacidad del sector financiero para canalizar los fondos a la economía real, en particular, a las inversiones a largo plazo. Europa siempre ha dependido en gran medida de la financiación por los bancos de la economía real (dos tercios de la financiación proceden de bancos, frente a un tercio en Estados Unidos). A medida que los bancos están iniciando un proceso de desapalancamiento, hay menos financiación disponible para todos los sectores de la economía; por ejemplo, menos de una tercera parte de las PYME de los Países Bajos y Grecia, y solamente cerca de la mitad de las PYME italianas y españolas obtuvieron el importe íntegro del crédito que solicitaron en 2013. (RAPID, IP/14/320, 27.3.2014)

Página 6 de 30

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación