La Comisión Europea envía una última advertencia a Alemania, Francia, España, Italia y Reino Unido por no haber resuelto el problema de incumplimiento constante de los límites de contaminación atmosférica correspondientes al dióxido de nitrógeno (NO 2). La contaminación por NO2 supone un riesgo sanitario grave. La mayor parte de las emisiones proceden del tráfico rodado. La Comisión Europea insta a cinco Estados miembros a que adopten medidas para garantizar una buena calidad del aire y proteger la salud pública.

Cada año, más de 400 000 ciudadanos mueren prematuramente en la UE como consecuencia de una mala calidad del aire. Millones de personas padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación del aire. En 2013, debido a unos niveles persistentemente altos de dióxido de nitrógeno (NO2), se produjeron aproximadamente 70 000 muertes prematuras en Europa, un número casi tres veces superior al de muertes por accidentes de tráfico en ese mismo año.

La legislación de la UE sobre la calidad del aire ambiente (Directiva 2008/50/CE) establece valores límite para los contaminantes atmosféricos, en particular el dióxido de nitrógeno.Si se superan esos valores límite, los Estados miembros están obligados a adoptar y ejecutar planes de calidad del aire que establezcan medidas adecuadas para poner fin a esa situación lo antes posible. (RAPID, IP/17/238, 15.2.2017)

La Comisión ha propuesto hoy modificar el Reglamento de comitología, incrementando la transparencia y reforzando la rendición de cuentas en los procedimientos de ejecución del Derecho de la UE.

La Comisión está cumpliendo la promesa realizada por el presidente Juncker en su Discurso sobre el Estado de la Unión de septiembre de 2016, en el transcurso del cual declaró lo siguiente: "no es justo que, cuando los países de la UE no logran ponerse de acuerdo sobre si se debe prohibir el uso del glifosato en los herbicidas, el Parlamento y el Consejo obliguen a la Comisión a tomar una decisión. Así que cambiaremos esas normas.» Este paquete de cuatro modificaciones específicas aumentará la transparencia de las posiciones adoptadas por los Estados miembros, permitirá una mayor orientación política y garantizará una rendición de cuentas reforzada en el proceso de toma de decisiones. (RAPID, IP/17/264, 14.2.2017)

El Programa de Trabajo de la Comisión para el próximo año se centra claramente en el cumplimiento de las 10 prioridades expuestas en las Orientaciones Políticas con el objetivo de abordar los mayores desafíos a los que se enfrenta Europa en la actualidad. Sobre la base del Programa de Trabajo, la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo pasarán ahora a trabajar en torno a una Declaración Conjunta sobre las prioridades y los objetivos comúnmente acordados para 2017, con la finalidad de transformar rápidamente las propuestas en acciones y de aportar resultados concretos para los ciudadanos. El Programa de Trabajo de este año propone 21 iniciativas clave (véase el anexo del comunicado de prensa), así como 18 nuevas propuestas REFIT para mejorar la calidad de la legislación vigente de la UE y garantizar que nuestras normas se adecúan a los fines perseguidos. Para garantizar la consecución de los objetivos, el Programa de Trabajo de la Comisión establece 34 propuestas pendientes prioritarias, realizadas en los dos últimos años y cuya rápida aprobación por el Parlamento y el Consejo puede lograr un impacto tangible sobre el terreno. (RAPID, IP/16/3500, 25.10.2016)

Tribunal de Cuentas. Informe Especial n.º 27/2016: ¿Resulta conforme la gobernanza en la Comisión Europea a las mejores prácticas? (DOUE C 358/08, 19.10.2016)

La gobernanza comprende los mecanismos implantados con el fin de garantizar que los resultados previstos para las partes interesadas estén definidos y puedan alcanzarse. La buena gobernanza no es solo una cuestión de relaciones, sino de conseguir resultados y ofrecer a los responsables políticos los instrumentos necesarios para desempeñar su labor. En varios ámbitos la Comisión diverge de las mejores prácticas determinadas en las normas o adquiridas por los organismos internacionales que el Tribunal tomó como referencia, o bien no las sigue en su totalidad. Para seguir haciendo frente a los riesgos clave, la Comisión tendrá que reforzar aún más la estructura de gobernanza para toda la institución.

Página 9 de 32

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación