El informe de 2014 Reindustrialización de Europa sobre la competitividad de los Estados miembros deja constancia de la ardua batalla que han tenido que librar las empresas europeas por mantener su competitividad durante la crisis que se inició en 2008. Sin embargo, pese a estos esfuerzos, de no adoptarse las medidas adecuadas a nivel nacional y de la UE, los efectos de la crisis serán insalvables. Los datos agregados dan fe de la recuperación de las exportaciones y del aumento de la productividad en la mayoría de los Estados miembros. No obstante, si bien este dato es positivo a nivel europeo, oculta diferencias notables entre los resultados y las políticas de cada país de la UE y entre sectores. El informe muestra que muchos de los factores que obstaculizan la competitividad son comunes entre los Estados miembros. Como ejemplos de ello, cabe citar la falta de inversión, el acceso limitado a la financiación y el acceso a los mercados, en particular para las pymes, los elevados precios de la energía y la necesidad de un entorno más favorable a las empresas y a la administración pública. (RAPID, MEMO/14/526, 11.9.2014)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación