La Comisión Europea ha propuesto hoy una ley europea de accesibilidad que establecerá requisitos comunes de accesibilidad para determinados productos y servicios clave que ayudarán, a nivel de la UE, a que las personas con discapacidad participen plenamente en la sociedad.

Los productos y servicios han sido cuidadosamente seleccionados en consulta con los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil y las empresas. Entre ellos se incluyen los cajeros automáticos y servicios bancarios, los ordenadores personales, los teléfonos y equipos de televisión, los servicios de telefonía y audiovisuales, el transporte, los libros electrónicos y el comercio electrónico.

La Directiva propuesta tiene el objetivo de mejorar el funcionamiento del mercado interior, facilitando el que las empresas proporcionen productos y servicios accesibles a través de las fronteras. También se aplicarán requisitos comunes de accesibilidad en las normas de contratación de la UE y la utilización de los fondos europeos. La iniciativa estimulará la innovación e incrementará la oferta de productos y servicios accesibles para las personas con discapacidad (alrededor de ochenta millones) que viven en la UE.

Se ha puesto especial atención en garantizar la proporcionalidad de los requisitos, en particular para las pequeñas empresas y microempresas. Hay cláusulas de salvaguardia para que los requisitos de accesibilidad no impongan una carga excesiva, y las medidas de cumplimiento para las microempresas son menos rigurosas. La experiencia muestra que, en la mayoría de los casos, es rentable económicamente suministrar productos accesibles, en particular, cuando la accesibilidad se prevé en la fase de diseño. (RAPID, IP/15/6147, 2.12.2015)

El paquete presentado hoy abre el ciclo anual de gobernanza económica, establece las prioridades económicas y sociales generales de la UE y orienta políticamente a los Estados miembros para el año próximo. Los retos políticos varían de un país a otro, por lo que las respuestas también varían; sin embargo, hay temas generales que afectan a la UE en su conjunto. Para consolidar la recuperación e impulsar la convergencia, la Comisión recomienda centrarse en los tres pilares principales identificados el pasado año para la política económica y social de la UE: relanzamiento de la inversión, continuación de las reformas estructurales y políticas presupuestarias responsables. (RAPID, IP/15/6069, 26.11.2015)

La recuperación económica de la zona del euro y de la Unión Europea en su conjunto va ya por su tercer año. Debería proseguir a un ritmo modesto el próximo año a pesar del aumento de las dificultades que atraviesa la economía mundial.

En un contexto de descenso de los precios del petróleo, una política monetaria flexible y un valor externo relativamente bajo del euro, la recuperación económica este año ha sido resiliente y generalizada en los Estados miembros, si bien ha seguido siendo lenta. 

La repercusión de los factores positivos se está disipando, a la vez que aparecen nuevas dificultades como, por ejemplo, la ralentización de las economías de los mercados emergentes y el comercio mundial, y la persistencia de las tensiones geopolíticas. Respaldado por otros factores, como unos mejores resultados del empleo que sirvan de apoyo a la renta real disponible, mayores facilidades para el crédito, avances en el desapalancamiento financiero y un aumento de la inversión, se espera que el ritmo de crecimiento resista las dificultades que se encontrará en 2016 y 2017. En algunos países, los efectos positivos de las reformas estructurales también contribuirán a apoyar en mayor medida el crecimiento. (RAPID, IP/15/5996, 5.11.2015)

La Comisión Juncker adopta su segundo programa de trabajo anual: una búsqueda concentrada de resultados para las diez prioridades

El 27 de octubre, la Comisión Europea adoptó su programa de trabajo correspondiente a 2016, el segundo de la Comisión Juncker, que reafirma su compromiso con las 10 prioridades de las Orientaciones Políticas. La preparación de cara a este programa de trabajo se inició con el discurso del Estado de la Unión pronunciado por el presidente Juncker ante el Parlamento Europeo el 9 de septiembre y la carta de intenciones remitida por el presidente y el primer vicepresidente Timmermans a los presidentes del Parlamento Europeo y el Consejo ese mismo día. Viene precedida de un diálogo constructivo con el Parlamento Europeo y el Consejo. El programa de trabajo pide a ambas instituciones que contribuyan al logro de resultados rápidos y eficaces en las áreas políticas más importantes. (RAPID,  IP/15/5923, 27.10.2015)

Habida cuenta de la convocatoria a elecciones en diciembre, el Gobierno español remitió su proyecto de plan presupuestario el 11 de septiembre, mucho antes de que expirara el plazo; lo que ha llevado a la Comisión a adoptar su dictamen con tiempo suficiente para que aún pueda ser tenido en cuenta en el trámite parlamentario nacional. España ha estado sometida al componente corrector del Pacto de Estabilidad y Crecimiento desde abril de 2009 y se le ha pedido que corrija su déficit excesivo en 2016 a más tardar. En su proyecto de plan presupuestario, España prevé que el déficit de las Administraciones Públicas descienda desde el 5,8 % registrado en 2014 al 4,2 % del PIB este año y al 2,8 % en 2016, en consonancia con los objetivos recomendados en el marco del procedimiento de déficit excesivo. (RAPID IP/15/5830, 12.10.20159)

Página 8 de 29

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación