Noticias. CDE Universitat de València

La revisión de la legislación europea presentada hoy por la Comisión mejorará la calidad del agua potable y el acceso a ella, y ofrecerá una mayor información a los ciudadanos.

El derecho de acceso a servicios básicos de calidad, incluido el acceso al agua, es uno de los principios del pilar europeo de derechos socialesaprobado por unanimidad por los Jefes de Estado o de Gobierno en la Cumbre de Gotemburgo. La propuesta legislativa de hoy tiene por objeto garantizar este derecho y responde así a la primera iniciativa ciudadana europea en lograr sus objetivos: la iniciativa por el derecho al agua, que reunió 1,6 millones de firmas para respaldar la mejora del acceso al agua potable y segura para todos los europeos. Además, la propuesta pretende fortalecer a los consumidores velando por que los distribuidores de agua les ofrezcan información más clara con relación al consumo, el análisis de costes y el precio por litro, de forma que sea posible realizar una comparación con el precio del agua embotellada. Ello contribuirá a los objetivos medioambientales de reducir el uso innecesario de plástico y de limitar la huella de carbono de la UE, así como a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (RAPID, IP/18/429, 1.2.2018)

La Comisión Europea ha puesto en marcha hoy una consulta pública sobre la política del agua potable de la UE, para estudiar en qué partes podrían introducirse mejoras. La consulta es una respuesta concreta a Right 2Water, la primera Iniciativa Ciudadana Europea coronada por el éxito. La consulta debe proporcionarnos una mejor comprensión de las opiniones de los ciudadanos y de las partes interesadas sobre la necesidad de las acciones que podrían emprenderse para mejorar el suministro de agua potable de alta calidad y sobre su posible alcance. Las preguntas se refieren a ámbitos tales como el nivel actual de la calidad del agua potable, las principales amenazas para el agua potable, las necesidades de información de los ciudadanos, y otras posibles medidas adicionales que podrían adoptarse a nivel de la UE.
La consulta, a la que se puede acceder haciendo clic aquí, estará abierta hasta el 15 de septiembre de 2014. Los resultados se incorporarán a un proceso de reflexión sobre la necesidad o no de incluir mejoras en la Directiva relativa al agua potable de la UE. (RAPID, IP/14/710, 23.6.2014)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación