Publicado en Noticias

Salvar a Grecia por el bien de Europa, por Thimothy Garton-Ash (El País, 15.6.2015)

Lunes, 15 Junio 2015 09:37

Las consecuencias de que el país heleno siga en la eurozona serán malas; las consecuencias de que se vaya, aún peores. He visitado Atenas y luego el norte de Europa, donde veo una peligrosa indiferencia a los riesgos políticos de la salida

Europa debe salvar a Grecia. Las consecuencias de que permanezca en la eurozona serán malas, pero las de que se vaya serían aún peores. No solo económicas, sino humanas, geopolíticas e históricas. Europa no volvería a ser la misma.

Estuve hace unos días en Grecia y me convencí de ello mientras contemplaba el Pnyx, la cuna de la democracia, y hablaba con dirigentes empresariales, periodistas y profesores, muchos de ellos muy críticos con el gobierno de Syriza. Sin embargo, vuelvo al norte de Europa, a Inglaterra, Bélgica y Polonia, y no solo veo indiferencia sino dos peligrosos equívocos.

El primero, la idea generalizada de que, no se sabe cómo, el juego de provocaciones entre Grecia y Alemania desembocará en un enrevesado acuerdo típico de Bruselas. El segundo, la opinión de que, de todas formas, tampoco es para tanto si se va Grecia: representa menos del 2% de la producción de la eurozona, y ahora existen cortafuegos para impedir que el incendio se extienda a otros países meridionales. ¿Por qué deben los pueblos trabajadores del norte de Europa, que han soportado las reformas estructurales y la austeridad, seguir pagando a los que no lo han hecho? Quizá sea mejor para todos que Grecia se vaya. Francesco Giavazzi, profesor de económicas en la Universidad Bocconi de Milán, se atreve a escribir: "Deberíamos preguntarnos si realmente es tan importante que Grecia siga en la UE". (El País, 15.6.2015)

Visto 897 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación