Convocatorias de programas. CDE Universitat de València

Programa Europa con los Ciudadanos: subvenciones de acciones 2018. Convocatoria de propuestas EACEA-40/2017:
Línea 1: Memoria histórica europea: Proyectos en materia de memoria histórica europea.
Línea 2: Compromiso democrático y participación cívica. Hermanamiento de ciudades. Redes de ciudades. Proyectos de la sociedad civil.
Fecha límite de presentación de propuestas: 3 de septiembre de 2018.
W3 EACEA, 20.6.2018

Programa Europa con los Ciudadanos. Convocatoria de propuestas EACEA-40/2017. Subvenciones de acciones 2018:

Línea 1: Memoria histórica europea: Proyectos en materia de memoria histórica europea.
Línea 2: Compromiso democrático y participación cívica: Hermanamiento de ciudades. Redes de ciudades. Proyectos de la sociedad civil.
Fecha límite: 1 de marzo de 2018 (y 3 de septiembre de 2018 en Hermanamiento y Redes de ciudades).
W3 EACEA, 22.12.2017

Europe Direct Valencia organiza, en colaboración con el Punto Europeo de Ciudadanía y la Oficina EuropaCreativa-Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD), una jornada informativa para presentar las posibilidades de financiación que ofrecen dos programas europeos:
PROGRAMA EUROPA CON LOS CIUDADANOS
El programa ofrece cofinanciación a proyectos que fomenten la reflexión sobre la memoria histórica de Europa, la creación de redes y hermanamientos de municipios y la implicación de los ciudadanos europeos en el debate en torno a una serie de temáticas marcadas como prioritarias. Está dirigido tanto a autoridades locales y regionales como a organizaciones sin ánimo de lucro.
EUROPA CREATIVA-CULTURA
Este subprograma se dirige a todas las entidades culturales y creativas (públicas o privadas, con o sin ánimo de lucro) con el objetivo de impulsar la movilidad transnacional, el desarrollo de audiencias y la capacitación de los profesionales del sector. Casa de los Caracoles (C/ Major, 78. Castellón) [Inscripciones]

Hacia una Europa de ciudadanos, por Fernando Savater
Los separatistas se proclaman favorables a la UE, pero en realidad quieren estrechar el filtro de la identidad nacional para disfrutar de derechos cívicos, excluyendo de ellos a parte de sus hasta ahora compatriotas
Hablar del futuro es un empeño siempre arriesgado y, en el caso de un filósofo, contrario a las normas clásicas del oficio. Pensar filosóficamente es renunciar a la bola de cristal del adivino y al don de la profecía, para ceñirse a la interpretación del presente, lo cual ya supone una tarea bastante ardua. Por tanto, abandono desde el comienzo la pretensión de vislumbrar el porvenir y diseñar los parámetros de los acontecimientos que ocurrirán en él. Les confieso de inmediato que no sé lo que va a pasar. Pero lo importante es qué podemos hacer, sobre todo en nuestra Europa trabajosamente compartida.
La Unión Europea nació como un acuerdo económico tras la II Guerra Mundial para acelerar la recuperación de los países que la habían padecido e impedir la posibilidad de un nuevo conflicto bélico semejante. Después el proyecto se hizo más ambicioso, constituyéndose en la alianza de naciones democráticas que comparten principios y protegen derechos semejantes. Para quienes habíamos vivido durante décadas bajo dictaduras longevas que adormecían políticamente a nuestros países, combinando la represión feroz de las libertades cívicas con un proteccionismo económico rentabilizado por oligarquías, Europa era la promesa no de la felicidad social sino de la normalidad política. Más adelante, incorporados ya a la Unión Europea, recibimos imprescindibles beneficios pero también aprendimos, cada vez más dolorosamente, que la normalidad política no equivale automáticamente a la felicidad ni la justicia social, tan solo nos hace responsables de buscarlas. Fue como lo de aquel bisabuelo irlandés de Mark Twain que emigró a Estados Unidos porque le habían dicho que allí las calles estaban pavimentadas con oro; al llegar se enteró de que las calles no estaban pavimentadas con oro, de que muchas de ellas ni siquiera tenían pavimento y que, ay, tenía que pavimentarlas él. (El País, 11.5.2014)

El efecto ciudadano: 25 aspectos del Programa Europa con los Ciudadanos
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea, 2013
ISBN: 978-92-9201-303-5
Los foros públicos y los espacios compartidos en los que debaten y deliberan los ciudadanos han constituido siempre elementos esenciales de una sociedad democrática. Hoy, el programa Europa con los Ciudadanos sirve para crear una moderna ágora europea. Lanzado en 2007, apoya iniciativas que reúnen a personas en intercambios internacionales e interculturales. El folleto pone en evidencia las historias humanas que subyacen a 25 proyectos seleccionados, poniendo de relieve los elementos clave que definen la ciudadanía europea del siglo XXI. [+] [eBook]

La agenda de los ciudadanos de la UE. Los europeos tienen voz
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea, 2013
ISBN: 978-92-79-27171-7

Escuchar a los ciudadanos. Tras veinte años de ciudadanía de la UE, los logros han sido muchos. Es hora de reflexionar sobre nuestra posición actual y sobre lo que nos deparará el futuro. Los ciudadanos esperan resultados concretos de Europa y quieren tener voz en el debate sobre el futuro de Europa.Por ello estamos dedicando un año entero a quienes se encuentran en el centro del proyecto europeo, los ciudadanos. El Año Europeo de los Ciudadanos 2013 es una oportunidad para escucharles y aprender a construir juntos la Unión Europea del futuro. La Comisión Europea ya ha comenzado: En 2012 invitamos a los ciudadanos de toda Europa a que nos contaran sus experiencias en relación con los derechos europeos y a que hablaran de sus expectativas para el futuro. Respondieron casi 12 000 individuos y organizaciones, lo cual hizo de esta la mayor consulta pública lanzada por la Comisión. [+]

Página 1 de 2

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación