Actualidad. CDE Universitat de València

La Comisión Europea ha aprobado ocho nuevos proyectos por un valor superior a los 32 millones de euros en el marco del Instrumento de Colaboración (IC) para impulsar la cooperación con países asociados en áreas prioritarias. Estas acciones contribuirán a los objetivos estratégicos fijados por la Unión Europea en el ámbito de las relaciones exteriores mediante la mejora de la colaboración con terceros países de todo el mundo sobre cuestiones de importancia como el cambio climático, la sostenibilidad, la agenda digital internacional y la aviación civil.

El nuevo paquete de proyectos incluye un ambicioso programa emblemático que se enmarca en la dimensión exterior de la estrategia del Mercado Único Digital de la UE (8 millones de euros), cuyo objetivo es reforzar la cooperación con socios clave en materia de protección de datos personales, confianza y seguridad en el ciberespacio, acceso transfronterizo a pruebas electrónicas y normalización de las TIC. Se trata de fomentar la ecologización de las economías, las prácticas medioambientales sostenibles y la lucha contra el cambio climático a través de diversas iniciativas específicas, tales como la reducción de las emisiones de carbono negro en el Ártico (1,5 millones de euros), el apoyo a los países del Consejo de Cooperación del Golfo a fin de diversificar sus economías, dependientes casi exclusivamente de la extracción de hidrocarburos (3 millones de euros), o la promoción de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono en China para reducir las emisiones de CO2 procedentes de las centrales eléctricas de carbón (1 millón de euros). Estas acciones contribuirán a la aplicación del primer acuerdo universal y vinculante sobre el clima, firmado en París en diciembre de 2015 y que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, tras la reciente ratificación por la Unión Europea. (RAPID, IP/16/3670, 15.11.2016)

La Comisión Europea presenta hoy una serie de propuestas para que los instrumentos de comercio y desarrollo vayan de la mano, a fin de garantizar una verdadera reducción de la pobreza en todo el mundo. Las propuestas están destinadas a reforzar las capacidades comerciales de los países en desarrollo, haciendo que el comercio forme parte de su estrategia de desarrollo. Para garantizar el cumplimiento de su objetivo, la UE estudia actualmente las mejores formas de establecer diferencias entre los países en desarrollo, a fin de que los países más pobres del mundo reciban la mayor ayuda que podamos darles. En la propuesta se resalta el papel del comercio como uno de los factores determinantes para apoyar el desarrollo, estimular el crecimiento y sacar a las personas de la pobreza. Además, la UE pide a todas las economías desarrolladas que igualen sus importantes niveles de acceso al mercado para los países en desarrollo. (RAPID, IP/12/80, 27.1.2012)

Página 1 de 2

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación