Documentos de la UE. CDE Universitat de València

El nuevo Reglamento fitosanitario, que entra hoy en vigor, es una revisión a fondo de la legislación fitosanitaria de la UE que ha estado en vigor desde 1977. Derogará y sustituirá siete Directivas del Consejo sobre organismos nocivos y será plenamente aplicable el 13 de diciembre de 2019. Los vegetales constituyen la base de nuestra cadena alimentaria: sin producción vegetal, no habría ni alimentos para las personas ni pienso para los animales. También forman parte del entorno natural en que vivimos, así como del paisaje de nuestra vida cotidiana. Por ello, los brotes de enfermedades vegetales pueden tener efectos devastadores sobre nuestra calidad de vida y nuestra economía. Las enfermedades de los vegetales pueden afectar al medio de vida de agricultores, propietarios de viveros o comerciantes, a la calidad y a los precios de nuestros alimentos, así como a la situación de nuestros bosques y parques. (RAPID, MEMO/16/4310, 13.12.2016)

La Comisión propone al Consejo y al Parlamento Europeo que adopten un enfoque sólido y basado en datos científicos para la identificación de los alteradores endocrinos y respalden la definición de la OMS.

Los alteradores endocrinos son sustancias, tanto naturales como químicas, que pueden alterar las funciones del sistema hormonal y, en consecuencia, causar efectos adversos en las personas o los animales. Hoy, la Comisión Europea presenta dos proyectos de actos legislativos con criterios científicos que permitirán una identificación más precisa de las sustancias químicas que son alteradores endocrinos, en los ámbitos de los productos fitosanitarios y los biocidas. (RAPID, IP/16/2152, 15.6.2016)

La Comisión ha adoptado a día de hoy la restricción del uso de tres plaguicidas pertenecientes a la familia de los neonicotinoides. Se ha demostrado que dichos plaguicidas (clotianidina, imidacloprid y tiametoxam) son perjudiciales para la población europea de abejas melíferas. La restricción entrará en vigor el 1 de diciembre de 2013 y se revisará como máximo en un plazo de dos años. Esos plaguicidas se emplean en el tratamiento de plantas y cereales atractivos para abejas y demás polinizadores.
La medida que hoy adopta la Comisión forma parte de su estrategia global para poner coto a la disminución de la población de abejas en Europa. Desde la publicación en 2010 de la estrategia de la Comisión sobre la salud de las abejas, se han tomado o están en curso de realización una serie de medidas,Estos son los siguientes: la designación de un laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas, una mayor cofinanciación de la UE de los programas nacionales de apicultura y la cofinanciación de estudios de vigilancia en 17 Estados miembros voluntarios (en 2012 se destinaron a ello 3,3 millones EUR) y de programas de investigación de la UE, tales como BeeDoc y STEP, que estudian los múltiples aspectos que podrían influir en la disminución de la población de abejas en Europa. (RAPID, IP/13/457, 24.5.2013)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación