Documentos de la UE. CDE Universitat de València

La Comisión presenta hoy un informe sobre regiones de la Unión que van a la zaga en términos de crecimiento o patrimonio, y marca caminos claros en favor de estrategias de crecimiento regional, con ayuda de los fondos de la UE. En el informe se evalúa lo que favorece o dificulta la competitividad de estas regiones y por qué todavía no han alcanzado los niveles de crecimiento y renta esperados para la UE. Más aún, se identifican las necesidades de inversión de las regiones (capital humano, innovación, calidad de las instituciones y mejor accesibilidad), así como los instrumentos de la política de cohesión de la UE que podrían servirles de apoyo.

Se han estudiado cuidadosamente cuarenta y siete regiones de ocho Estados miembros, que se han clasificado como «de bajo crecimiento», con un PIB per cápita de hasta el 90 % de la media de la UE, pero con una persistente falta de crecimiento, o como «de renta baja», en las que el PIB per cápita va creciendo, pero todavía se encuentra por debajo del 50 % de la media de la UE. En ellas vive una población de ochenta y tres millones de personas, es decir, uno de cada seis habitantes de la UE. Un grupo se sitúa principalmente en el sur de Europa, mientras que el otro se concentra en el este. (RAPID, IP/17/893, 11.4.2017)

La Comisión publica hoy la tercera edición del índice de competitividad regional, un estudio relativo a 263 regiones de la Unión que proporciona informaciones útiles para que estas mejoren sus resultados económicos. La competitividad regional es la capacidad de una región de ofrecer un entorno atractivo y sostenible para que las empresas y los ciudadanos se establezcan y trabajen en ella.

La novedad de la edición de 2016 es la herramienta web interactiva, que permite un análisis más detallado y una comparación de cada región, tanto con sus iguales en términos de PIB per cápita como con todas las regiones de la Unión. Ahora, los usuarios pueden ver más fácilmente a qué nivel se sitúa su región en términos de innovación, gobernanza, transporte e infraestructura digital, así como en cuanto a las medidas sanitarias o el capital humano. La herramienta está diseñada también para ayudar a las regiones a identificar sus puntos fuertes, sus carencias y sus prioridades de inversión a la hora de elaborar sus estrategias de desarrollo. [+]

La Comisión Europea ha iniciado una consulta pública para recoger puntos de vista sobre las principales opciones estratégicas a fin de elaborar un planteamiento nuevo y ambicioso sobre la economía circular. Las aportaciones de las partes interesadas contribuirán a la preparación del nuevo plan de actuación, que se presentará a finales de 2015.

Las nuevas propuestas las está preparando un equipo dirigido por Frans Timmermans, Vicepresidente primero, encargado de Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales, Jyrki Katainen, Vicepresidente responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Karmenu Vella, Comisario encargado de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca y Elżbieta Bieńkowska, Comisaria responsable de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes.

Avanzar hacia una economía más circular puede fomentar la competitividad y la innovación, estimulando nuevos modelos empresariales y tecnologías y facilitando la innovación social. Ello hará que la economía europea sea más sostenible y competitiva a largo plazo. Queremos establecer las condiciones para la creación de más puestos de trabajo sin utilizar y derrochar el volumen de recursos que empleamos en la actualidad. Ello contribuirá a una Europa más fuerte y más justa y reducirá las presiones sobre el suministro de materias primas y el medio ambiente. El 25 de junio de 2015 la Comisión acogerá una conferencia de partes interesadas en Bruselas, cuyos resultados se tendrán en cuenta en el proceso de consulta.La conferencia está abierta a todas las partes interesadas en contribuir a la elaboración de la política europea en este ámbito. La consulta durará hasta el 20 de agosto de 2015. (RAPID, IP/15/5049, 28.5.2015)

Cómo utilizar los Fondos Estructurales para apoyar la política de emprendimiento y PYMEComo apoyar la política de las PYME a través de los fondos estructurales
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de las Comunidades Europeas, 2013
ISBN 978-92-79-28724-4
Apoyar a las PYME y ayudarlas a mejorar su competitividad es uno de los elementos clave del éxito de una política de desarrollo regional, y seguirá constituyendo una prioridad durante el próximo período de financiación. La competitividad regional y el éxito de las estrategias de especialización inteligente dependen en gran medida de los 23 millones de PYME de toda Europa y de su capacidad para crear riqueza y empleos de alta calidad. Esta guía pretende ser un «libro de recetas» sobre cómo diseñar, solicitar y poner en práctica proyectos concretos de apoyo a las PYME utilizando los Fondos Estructurales. En gran medida está basado en iniciativas anteriores en este ámbito y pretende ser lo más práctica posible para todos aquellos que participan en el diseño de un proyecto concreto. También ofrece ejemplos de buenas prácticas. Recomendamos esta guía a los responsables políticos, a las partes interesadas y a los organismos de gestión especialmente a escala regional, en la confianza de que inspirará medidas concretas para seguir facilitando la utilización con éxito de los Fondos Estructurales con el fin de apoyar las políticas de fomento de PYME. [+]

El informe de 2014 Reindustrialización de Europa sobre la competitividad de los Estados miembros deja constancia de la ardua batalla que han tenido que librar las empresas europeas por mantener su competitividad durante la crisis que se inició en 2008. Sin embargo, pese a estos esfuerzos, de no adoptarse las medidas adecuadas a nivel nacional y de la UE, los efectos de la crisis serán insalvables. Los datos agregados dan fe de la recuperación de las exportaciones y del aumento de la productividad en la mayoría de los Estados miembros. No obstante, si bien este dato es positivo a nivel europeo, oculta diferencias notables entre los resultados y las políticas de cada país de la UE y entre sectores. El informe muestra que muchos de los factores que obstaculizan la competitividad son comunes entre los Estados miembros. Como ejemplos de ello, cabe citar la falta de inversión, el acceso limitado a la financiación y el acceso a los mercados, en particular para las pymes, los elevados precios de la energía y la necesidad de un entorno más favorable a las empresas y a la administración pública. (RAPID, MEMO/14/526, 11.9.2014)

Hacia una Unión Europea fuerte, competitiva y global: prioridades y propuestas empresariales VIII Legislatura Europea 2014-2019
Madrid: CEOE. Marzo 2014
Índice :
1. Una Unión Económica y Monetaria compacta 
2. Competitividad: industria, I+D+i, energía y clima e infraestructuras y transporte
3. Mercado Interior europeo
4. Empleo y asuntos sociales
5. Relaciones comerciales. [+]

Página 1 de 7

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación