Documentos de la UE. CDE Universitat de València

Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asunto C-393/16 (Comité Interprofessionnel du Vin de Champagne / Aldi Süd DienstleistungsGmbH & Co. OHG) de 20 de diciembre de 2017
Renvoi préjudiciel – Organisation commune des marchés des produits agricoles – Protection des appellations d’origine protégée (AOP) – Règlement (CE) no 1234/2007 – Article 118 quaterdecies, paragraphe 2, sous a), ii), sous b) et c) – Règlement (UE) no 1308/2013 – Article 103, paragraphe 2), sous a), ii), sous b) et c) – Champ d’application – Exploitation de la réputation d’une AOP – Usurpation, imitation ou évocation d’une AOP – Indication fausse ou fallacieuse – AOP “Champagne” utilisée dans la dénomination d’une denrée alimentaire – Dénomination “Champagner Sorbet” – Denrée alimentaire contenant du champagne en tant qu’ingrédient – Ingrédient conférant à la denrée alimentaire une caractéristique essentielle
Dans l’affaire C‑393/16, ayant pour objet une demande de décision préjudicielle au titre de l’article 267 TFUE, introduite par le Bundesgerichtshof (Cour fédérale de justice, Allemagne), par décision du 2 juin 2016, parvenue à la Cour le 14 juillet 2016, dans la procédure Comité Interprofessionnel du Vin de Champagne contre Aldi Süd Dienstleistungs-GmbH & Co. OHG, representée par Aldi Süd Dienstleistungs-GmbH, anciennement Aldi Einkauf GmbH & Co. OHG Süd, en présence de: Galana NV (Curia.europa.eu, 20.12.2017)

La política agrícola común (PAC) es una de las políticas más antiguas de la Unión Europea (UE). Ha logrado su objetivo inicial de garantizar un suministro de productos alimenticios de buena calidad, seguros y asequibles, apoyando al mismo tiempo a los agricultores europeos. Desde 1962, la PAC ha experimentado numerosas reformas y, gracias a su adaptabilidad, sigue siendo pertinente. El mundo evoluciona con rapidez, al igual que los retos a que se enfrentan no solo los agricultores, sino nuestras sociedades en su conjunto. Cambio climático, volatilidad de los precios, incertidumbres políticas y económicas, creciente importancia del comercio mundial: los agricultores han de aprender a diario cómo operar en un entorno cambiante y corresponde a los legisladores acompañarlos durante este proceso de cambio y ofrecerles claridad y sencillez jurídica a medio y largo plazo.

La política agrícola europea ha convertido a la UE en la superpotencia agroalimentaria que es en la actualidad: la UE, amén de ser el primer exportador mundial de productos agroalimentarios, posee una reputación inigualable por su patrimonio gastronómico y sus productos alimenticios, así como por la pericia de sus productores. Pero la UE no puede dormirse en los laureles: un éxito también puede ocultar numerosas dificultades.

La PAC debe dirigir la transición hacia una agricultura más sostenible. Ha de contribuir a fomentar la capacidad de adaptación del sector en tiempos de crisis y apoyar la renta y la viabilidad de los agricultores. Asimismo, debe incorporar plenamente esas innovaciones digitales que tanto facilitan las tareas cotidianas de los agricultores, reducen las cargas administrativas e incluso podrían impulsar el tan necesario relevo generacional del sector. Por último, la PAC debe reforzar las zonas rurales europeas, que constituyen el núcleo de las tradiciones y del modelo agrícola familiar de Europa. La Comunicación que hoy se publica ofrece orientaciones para abordar estos objetivos y responder a los retos que están surgiendo con un planteamiento menos preceptivo y una mayor subsidiariedad a escala de los Estados miembros, con el fin de acercar la PAC a los encargados de su aplicación sobre el terreno. (RAPID, MEMO/17/4842, 30.11.2017)

La Comisión ha publicado hoy un conjunto de directrices sobre la aplicación de la legislación de la UE en materia de consumo y alimentación a la dualidad en la calidad de los productos, tal como anunció el presidente Juncker en el Discurso sobre el Estado de la Unión. Las directrices ayudarán a las autoridades nacionales a determinar si una empresa está incumpliendo el Derecho de la UE al vender productos de calidad dual en diferentes países. (RAPID, IP/17/3402, 26.9.2017)

Los representantes de los Estados miembros han votado hoy a favor de la propuesta de la Comisión Europea para reducir la presencia de acrilamida en los alimentos.

Una vez que se aplique, el nuevo Reglamento exigirá que los explotadores de empresas alimentarias apliquen medidas obligatorias para reducir la presencia de acrilamida, que serán proporcionales al tamaño y la naturaleza de su establecimiento. El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, ha acogido con satisfacción el resultado de la votación: «Hoy hemos dado un importante paso adelante para proteger la salud y el bienestar de los ciudadanos. El nuevo Reglamento no solo contribuirá a reducir la presencia de esta sustancia cancerígena, sino que también ayudará a sensibilizar sobre cómo evitar la exposición a ella que a veces se origina al cocinar en casa».

El texto acordado hoy se enviará a continuación al Parlamento Europeo y al Consejo. Las dos instituciones tendrán tres meses para examinarlo antes de su adopción definitiva por parte de la Comisión. La entrada en vigor se prevé para la primavera de 2018. La Comisión tiene también la intención de entablar conversaciones sobre medidas adicionales, como la fijación de niveles máximos de acrilamida en determinados alimentos, en cuanto se haya adoptado dicho Reglamento. (RAPID, IP/17/2028, 19.7.2017)

Página 1 de 15

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación