Documentos. CDE Universitat de València
Miércoles, 23 Mayo 2018 09:52

Presupuesto de la Unión Europea para 2019

La Comisión ha presentado hoy el proyecto de presupuesto de la UE para 2019, cifrado en 166 000 millones EUR en créditos de compromiso, lo que supone un aumento del 3 % respecto a 2018, con inversiones en una economía europea más sólida y resiliente y fomentando la solidaridad y la seguridad a ambos lados de las fronteras de la UE. Este presupuesto es el sexto dentro del actual presupuesto de la UE a largo plazo 2014-2020 y se atiene a los límites fijados en este último. Está concebido para optimizar la financiación de los programas existentes y de nuevas iniciativas, y para potenciar el valor añadido europeo en consonancia con las prioridades de la Comisión Juncker. La propuesta se basa en la premisa de que el Reino Unido, a raíz de su retirada el 30 de marzo de 2019, seguirá contribuyendo a la ejecución de los presupuestos de la UE hasta el final de 2020 como si se tratase de un Estado miembro y participando en los mismos. Ahora, el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la Unión Europea debatirán conjuntamente esta propuesta. A principios de este mes, la Comisión presentó su propuesta de un presupuesto moderno y pragmático a largo plazo para el período 2021-2027. (RAPID, IP/18/3870, 23.5.2018)

Con vistas a la reunión informal de dirigentes que se celebrará el 23 de febrero de 2018, la Comisión Europea presenta hoy diversas opciones, y las consecuencias financieras que conllevan, para lograr un presupuesto de la UE a largo plazo nuevo y moderno que permita alcanzar de forma eficiente sus prioridades a partir de 2020.

En su reunión del 23 de febrero, los dirigentes de la Unión Europea debatirán sobre cómo garantizar que las prioridades que han fijado para la Unión —el 16 de septiembre de 2016 en Bratislava y el 25 de marzo de 2017 en la Declaración de Roma— puedan ser financiadas adecuadamente y, por consiguiente, se conviertan en realidad. Ambos aspectos, es decir, definir las prioridades comunes y dotar a la Unión de los medios para alcanzarlas, son indisociables.

La Comisión contribuye a este importante debate de tres maneras: en primer lugar, facilitando los elementos fácticos necesarios en relación con el presupuesto de la UE, sus ventajas, sus logros y su valor añadido; en segundo lugar, mediante la elaboración de escenarios que ilustren el impacto financiero de las distintas decisiones estratégicas posibles; y, en tercer lugar, mostrando las consecuencias que tendría una adopción tardía del nuevo presupuesto de la UE sobre los estudiantes, los investigadores, los proyectos de infraestructura, etc. (RAPID, IP/18/745, 14.2.2018)

Página 1 de 4

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación