Publicado en El aire de la ciudad

De loros y chocolate

Lunes, 05 Julio 2010 09:54 Escrito por  Josep Sorribes

Dicho y hecho. Primer mosqueo: se nos informa de las venturas y desventuras de Laterne , una empresa de consultoría que suspendió pagos en 2008 después de haber cobrado 400.000 euros del Centro de Estrategias y Desarrollo del Ayuntamiento de Valencia (CEyD) para llevar a cabo en 2006 y 2007 un Observatorio de Políticas Urbanas (la aportación global del CEyD a Laterne entre 2006 y 2008 ascendió a 2,6 millones de euros según fuentes bien informadas). Pasaré por alto la hoja de servicios de la empresa de marras desde 2001  así como su vinculación a la saga de Sáez  Merino y a la relación de amistad del gerente de la empresa Vicente Sáez Tormo con Alfonso Grau. Interesados en detalles jugosos consulten El País del 13 de Junio. Del mismo modo obviaré todo comentario sobre el pago a la susodicha empresa de 500.000 euros por un trabajo de campo vinculado al plan estratégico de Valencia Convention Bureau. Como ha triunfado la iniciativa del Gran Wyoming  y el día del  juicio final es inminente, ya nos enteraremos.

Lo que no me place pasar por alto  es el abultado dispendio del CEyD en ésta afamada consultoría que por arte de birlibirloque no entrega nada a cambio aunque sí que lo hace la empresa EMPYMER que proporciona a CEyD un Infobarómetro al uso (que no un observatorio de Políticas Urbanas) cuyo coste de mercado es, sorpresa sorpresa, notoriamente inferior. ¿Les suena?. Lo diré breve, alto y fuerte. Visto lo visto, el CEyD sirve para operaciones tan opacas e injustificadas como la comentada o para deleitarnos con un Atlas Estratégico de la Ciudad de Valencia que (aunque desgraciadamente- por error o despiste- luce  el sello de garantía de  la Universitat de Valéncia) no es estratégico, se liquida la historia de la ciudad de forma aberrante, tiene errores de bulto, un grafismo obsoleto y kilos y kilos de propaganda. Por tanto, lo que procede es obvio: disuelvan el organismo. Con la quinta parte del gasto utilizado en Laterne, yo me comprometo desde la Universidad a triplicar  en  cantidad y calidad el resultado. Y no sudaremos tinta. Cuando conseguir 3.000 euros para investigar es casi una proeza, el chocolate del  loro se convierte en una  afrenta.

y........¡¡¡Música maestro!!!

Cerraré la terapia con un nota musical: las subvenciones a las escuelas de música se recortan un 55% respecto a las de 2009 y con tan inteligente decisión se pone al borde del precipicio a profesores y escuelas. Tiramos así por la borda una de las potencialidades más evidentes y singulares de un País, el Valenciano, que tiene más bandas de música de municipios y que con un poco de cariño (una ópera menos les resolvería el problema para más de cinco años) nos daría una tasa de retorno social magnífica. Frente a un gasto público por alumno de 600 euros en Cataluña (con menos tradición y potencialidad) aquí vamos tan sobrados que con 60 euros  por alumno nos arreglamos. Y encima tienen la desfachatez de  pagarse dos páginas de publicidad en el Viajeros del pasado  fin de semana en el que, entre otras muchas lindezas que sonrojan, titulan Cultura en Estado Puro la segunda página que hace alusión a una oferta única de ocio y trata de la ópera y de las superproducciones de cine en la Comunidad Valenciana. Mi neurona justiciera se asomó al escenario, le hizo un guiño pícaro a la salmódica y exclamó: Señor, señor, no les perdones porque sí que saben lo que se hacen.

Modificado por última vez en Lunes, 05 Julio 2010 09:57
Visto 2575 veces
Valora este artículo
(3 votos)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación