Publicado en La vida de los otros

Pagar impuestos en Alemania (primera parte), por Silvia Ortiz

Lunes, 15 Febrero 2016 09:25 Escrito por 

Un mes de estos haré una entrada de refranes modernizados. Como por ejemplo Esto es copiar y pegar. (¿Quién cose hoy en día?). O Del bruto al neto hay mucho trecho. Esto es especialmente cierto aquí en Alemania. Muchas personas se sorprenden de lo exigua que se queda la nómina después de descontados todos los impuestos y seguros (podéis leer mis entradas sobre este último tema, Asegúrate de estar asegurado, partes I y II). 

Entre los impuestos obligatorios, encontramos:

1. El primero y más importante, el IRPF. El cálculo se hace de la siguiente manera: 

A tu sueldo bruto ANUAL le quitas todos los seguros. A lo que te queda, le aplicas la siguiente fórmula:

- Hasta 8472€ ▶︎IRPF = 0
- De 8473€ hasta 13.469€ ▶︎ (997,60 * y + 1400) * y
y = (renta gravable - 8472) / 10.000
- De 13 470€ hasta 52.881€ ▶︎(228,74 * z + 2397) * z + 948,68
z = (renta gravable – 13 469) / 10 000
- De 52 882€ hasta 250 730€ ▶︎0,42 * renta gravable - 8261,29
- A partir de 250 731€ ▶︎0,45 * renta gravable - 15 783,19

¿No entiendes nada? No te preocupes, hay muchas calculadoras por Internet gratuitas para saber qué neto tendrás en base a tu bruto y a tu clase.

Cada persona está en una clase, de la I a la VI, dependiendo de su situación personal (un pagador o varios pagadores, soltero o casado, con hijos, sin hijos, etc.). Como en la mayoría de los países, los solteros sin hijos y buenos sueldos son los que más pagan. Pero no os caséis pensando que con eso reduciréis impuestos, porque si tu pareja también tiene un buen sueldo no adelantáis nada. Pero si os queréis casar de todos modos, aquí podéis leer mi experiencia sobre casarme en el extranjero. 

Lo recaudado con el IRPF se divide entre el gobierno central (42,5 %), el gobierno del estado federal donde residas (42,5 %) y el ayuntamiento de la ciudad donde vivas (15 %). 

2. El impuesto de solidaridad. Este es un impuesto creado en 1991, en principio con la finalidad de ser solidarios con otros países, pero a partir de 1995 se siguió cobrando con el propósito de destinar el dinero recaudado a los nuevos estados federales alemanes (Brandemburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt y Turingia) y financiar así la reunificación alemana después de la caída del muro. Hoy en día casi nada de lo que se recauda va a parar a los “nuevos” estados, pero se sigue cobrando igual, porque el dinero extra siempre viene bien. Entre 1992 y 1994 los alemanes estuvieron exentos de este impuesto y son muchos los que reclaman que se vuelva a quitar.

3. El IVA. El IVA general es menor que en España, un 19%, pero solamente hay dos categorías, el normal y el reducido (del 7%), no existe el IVA hiperreducido. A pesar de ello, la cesta de la compra habitual sale más barata aquí, porque hay muchos más productos en el 7% que en España en la categoría de IVA hiperreducido (y la mayoría de personas compramos más cosas que únicamente huevos, pan y leche). 

4. El impuesto de sociedades. Por supuesto este solo se aplica si tienes una empresa. Si tu empresa factura menos de 18 000 al año a clientes que residan en Alemania puedes registrarte como “pequeña empresa” y emitirás tus facturas sin IVA ni IRPF. Esta es una ventaja con respecto a España para los pequeños autónomos. Si tienes una SL, SA, etc. pagarás un 29,8 % en concepto de impuesto de sociedades (el redondeo es para los cobardes), tan solo dos décimas por debajo del impuesto de sociedades en España (o al menos en teoría). 

Como no es una cuestión que agrade, esta de pagar impuestos, aunque sea muy necesario, lo voy a dejar aquí. El mes que viene volveré para hablaros de impuestos “raros”.

Silvia Ortiz
Consultora lingüística
http://www.silvia-ortiz-translations.com

Modificado por última vez en Martes, 23 Febrero 2016 09:52
Visto 1121 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación